COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

domingo, 16 de septiembre de 2012

LA CASA DE CHOCOLATE


Entre la espesura de ladrillos de los edificios de pisos, sobrevive anacrónica la vieja mansión de los dueños de la fábrica de chocolates. Conserva un jardín ahora descuidado y un estanque refugio de ranas.
Su propietaria, una anciana achacosa, vive en la pequeña casa de los guardeses, a la que tuvo  que trasladarse  al no poder soportar las corrientes de aire que amenazaban con sacar su enjuto cuerpo volando por la ventana.
Doña Mahura había sido respetada y hasta temida, pero desde que el barrio empezó a comerse esa parte de lo que antes eran las afueras y los árboles y el resto de las casonas fueron tragadas por el hormigón y los semáforos, la cosa ha cambiado y los jóvenes se cuelan por los huecos de los muros y preparan ruidosas fiestas en sus estancias vacías.
Doña Mahura ya no asusta a nadie y aunque salga en camisón y con los rulos puestos en plena noche, sólo provoca risas y cachondeos.
Doña Mahura llora y se lamenta de lo que han cambiado los tiempos y de que ahora las brujas ya no asusten ni metan miedo. Al final tendrá que darse por vencida y vender su querida casa al especulador de turno e irse a vivir a una residencia.

Rosa M.

39 comentarios:

  1. La cantidad de Doñas Mahuras hay hoy en día por culpa del maldito ladrillo y la especulación...

    ¡Qué bien lo has contado,amiga!
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cabopá. Los especuladores no desaparecen nunca...

      Un beso desde el aire

      Eliminar
  2. Pobre mujer... bien logrado tu relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lapislazuli.

      Un beso desde el aire

      Eliminar
  3. Pobre bruja, cuando ya no puedes ejercer como lo que siempre has sido te sientes inútil, espero que pueda encontrar la felicidad entre los muros del asilo.

    Abrazos Rosa, qué bien lo has contado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que en la residencia vuelve a sacar el genio Yashira jejeje.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  4. Qué imagen tan desoladora y potente, Rosa, la de una fiesta ajena en el jardín de tu propia casa.
    De aquí siempre se sale con la conciencia sacudidos.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. ¿Dices brujas?, hoy los niños se ríen de las brujas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cuentos ya no son lo que eran Emilio.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  6. ¿Y pensar que el cuento de Hansel y Gretel pudo terminar así? Pobre doña Mahura...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora terminan así los cuentos Sigrid. Los malos de antes son los buenos de ahora.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  7. Penita de bruja. Ahora no se respeta nada más que al especulador.

    Abrazos solidarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Lola, una pena.

      Seguiremos dando guerra.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  8. Ahora no da miedo nada, se ha perdido el respecto y el temor a...todo.
    La ausencia del miedo y del respeto es lo que da MIEDO!

    Un besote GRANDEEEE :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Doña M. la falta de respeto da mucho miedo.

      Besazos desde el aire

      Eliminar
  9. Espero que les mande un conjuro a los especuladores y a los de las fiestorras y que los deje a todos chapotenado en su charca. Una bruja no se da por vencida. Mira que las conozco bien. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje las brujas son guerreras...

      Besos desde el aire

      Eliminar
  10. Me pasa como a Lola, Rosa, esta btuja me ha dado mucha pena.

    Buen micro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que a doña Mahura no la gustaría nada que sintiésemos pena por ella Pedro.
      Gracias y un beso desde el aire

      Eliminar
  11. Pobre mujer, víctima del cemento y el hormigón.
    Ya no se puede vivir tranquilo, ni tener una casita en las afueras, ni que para ellos te conviertas en la bruja malvada.

    Genial la entrada nena...
    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las casitas en las afueras terminan devoradas por las ciudades Gala...

      Besotes desde el aire

      Eliminar
  12. Qué bien lo has contado, Rosa, para dejarnos algo desolados y apenados por la vieja mujer, que contempla su vida en despojos.
    Un abrazo, Rosa

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué pena! esta bruja ha perdido la batalla frente a la modernidad. Muy triste.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero aguanto casi, casi hasta el final Ely. Presentó batalla y no se rindió a las primeras de cambio.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  14. Pobre bruja, ya ni me acordaba que puede ser esa que se comía a los niños tras engordarlos.
    Tienes razón, lo que cambian las cosas
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cambian tanto que cuesta reconocerlas.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  15. Toda una metáfora atroz la de Doña Mahura. Espero que aprendemos. Pero me temo que no...
    Un beso y enhorabuena por escribir textos tan diversos y tan buenos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque tropecemos mil veces CDG no aprendemos.

      Gracias por leerme con tan buenos ojos :)

      Besos desde el aire

      Eliminar
  16. Rosa, bonita vuelta de tuerca del cuento, en el que la bruja no es tan bruja y los niños tan buenos como nos contaban. Todo cambia, quizás a peor, pero seguro que mejor que lo que ha de venir.

    Me gustó tu casa de chocolate.

    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nicolás!!!
      Esperemos que no empeoren las cosas por el bien de todos.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  17. Da gusto leer un cuento clásico, Rosa. Pobre bruja, pero son los tiempos. Espero que en la residencia se lo pase bomba asustando a otros fantasmas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ximens!!! Yo también lo espero.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  18. Me encantan los cuentos. Y si tiene brujillas que no dan miedo y aparatosos ogros feroces que amenazan con hacerla infeliz ¡mucho más!. Pero visto por el lado bueno : en las residencias se vuelve a ser niño, y los niños ...aún conservan algo de "miedo". Puede que disfrute de su nuevo hogar si el conjuro contra sus acreedores no resulta.

    Nunca había visto ese nombre con H intercalada. ¿Tú sí?.
    Un besote. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay hogar como tu casa Laura. Pero a falta de pan buenas son tortas jajajjaj.
      Me gusto Mahura con H intercalada no se si existe, pero creo que el nombre le iba bien al personaje.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  19. Que dura lección la que recibio la señora, el tiempo pasa y no espera y quien no se actualiza, puede perder mas de lo que imagina, todo un placer el leerte Rosa, saludos estelares desde mi querida Guatemala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias SL.
      Besos desde el aire

      Eliminar
  20. A mi lo que más pena me da es esos jóvenes que saltan donde no es suyo, que no respetan el reposo del resto y que han perdido totalmente el Respeto. Y que sea tan real esa parte del relato.

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email