COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

jueves, 30 de junio de 2011

EL ALMACEN


Era tarde, llovía y tenía que hacer tiempo. Como siempre había llegado a la cita mucho antes.
No aguanto la impuntualidad, eso me lleva a tener que esperar siempre. Esperar a los que son puntuales y esperar  más, a los que siempre llegan tarde.
Caminé por la acera refugiada debajo del pequeño paraguas de bolsillo que siempre me acompaña. Decía mi madre “mejor prevenir…”.
Busqué un bar para tomar un café, pero como ocurre siempre con las cosa que buscas, no aparecen. Ninguno a la vista.
Cabreada, helada y mojada, reparé en un almacén. Eran dos traseras abiertas de par en par con una iluminación mortecina. Busqué con la mirada algún cartel que me informase sobre la clase  de negocio que allí se desarrollaba. Nada, ni un indicio.
Ésto alborotó mi curiosidad, siempre he sido muy curiosa, y mi cabeza, en ebullición, comenzó a especular, sería esto, aquello, lo de más allá.
Paseé por delante del portón, de derecha a izquierda, de izquierda a derecha y vuelta a empezar.
Cuando de repente al darme la vuelta, me asustó, una mujer de amable sonrisa y mirada inteligente, detrás de sus gafas, me habló. Pase usted si quiere, a si se refugia del mal tiempo.
No se preocupe la contesté, no quiero molestar.
Ella volvió a sonreír  e insistió. Pase de verdad.
Con pasos vacilantes acepté su invitación sin saber que me iba a encontrar,  pero con la curiosidad a flor de piel.
Eche un vistazo y si necesita algo estoy en este pequeño despacho. Me dijo mientras desapareció por una puerta medio oculta por unas cajas viejas
Me adentré en la semipenumbra. Poco a poco se fueron mis ojos acostumbrando a la luz o mejor dicho a la falta de ella.
No tenía un espejo para mirarme pero mi cara debía de ser de un asombro absoluto.
Aquello tenía luz propia, os puedo asegurar que hasta sin luz hubiese brillado.
Eran piezas maravillosas llenas de colorido y cada una contaba una historia diferente. Pasee entre ellas empapándome de su belleza y armonía. Me emocioné, me moje  de lágrimas.
El tiempo se detuvo y no puedo decir  que pasó…
Me dirigí a la puerta con esfuerzo, volviendo la cabeza atrás a cada momento para recordar todos los detalles posibles.
Llamé a la amable señora para darle las gracias y preguntarle por aquellas maravillas, pero nadie respondió.
Mire el reloj y salí corriendo, por una vez la impuntual iba a ser yo,
Al día siguiente volví a la calle del almacén dispuesta a enterarme de todo lo referente a lo que vi y que tanto me maravillo, pero estaba cerrado. Mire en derredor por si alguien podía decirme los horarios de apertura del almacén, pero no había nadie  por la calle.
Entonces me fije en un pequeño cartel, me acerque para leerlo mejor, mis ojos no son lo que eran, la sorpresa me dejo helada.
El cartel rezaba a si” CERRADO POR DEFUNCIÓN”
Casualidades de la vida, mientras yo disfrutaba del trabajo y el talento de esta mujer, ella dejaba esta vida en el silencio y la soledad de su pequeña oficina.
Rosa M.

36 comentarios:

  1. Impresionante relato, bien llevado, con la escenografía justa y los tiempos verbales cayendo en la emoción del lector, ávido por "ver" los objetos que a la protagonista tanto entusiasmaron y enternecieron.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Triste y dulce historia, muy visual (cada lector acompañará la mirada de tu protagonista segundo a segundo).

    Siempre es un placer leerte!
    Besos desde córdoba

    ResponderEliminar
  3. Interesante relato. Me gustó la simpleza con la que trataste la historia (que nos permitió ver a través de los ojos de tu adorable personaje) y el gran final que le diste.

    Llegué hasta aquí tras verte recomendada en el blog de Lía y he quedado más que satisfecho. Me impresionaron tu creatividad y tus trabajos (especialmente "leyenda").
    Gustoso te sigo.

    ResponderEliminar
  4. Me quedé con las ganas y la curiosidad de saber las maravillas que guardaba el almacén. Triste final.

    ResponderEliminar
  5. Julio, gracias. Las maravillas quedaron sin decir para que cada uno vea lo que quiera.

    Besos desde el aire



    Patricia, eres un solete, mil gracias por leerme y acompañarme en este almacen.

    Besazos hasta Córdoba desde el aire



    Emanuel, se bienvenido, gracias por tus palabras tan amables y a Lía por sus palabras hacia mí.
    Vuelve siempre que quieras.

    Saludos desde el aire



    Montse, las maravillas quedan para la imaginación del lector, y el final es triste como la vida suele ser en todos sus finales.

    PD.No te puedo comentar en ninguno de tus blogs, no me deja, pero no te quepa duda de que te leo.

    Besos desde el aire.

    ResponderEliminar
  6. Te envidio con toda mi alma Rosa. Has vivido un cuento. Sin palabras me quedo maravilloso. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Karras, mil gracias, a mí tú si me dejas sin palabras...

    Besos desde el aire.

    ResponderEliminar
  8. Ostras Rosa, me has dejado helada!
    Por un momento estaba contigo en ese almacén... lo has descrito con tal sutil detalle,sin decir y diciendo... con tanta pasión en tus palabras que has hecho volar mi imaginación.
    Hasta he visto aquella mujer...
    Tienes una capacidad de descripción increible... me metí en la historia de modo indecible...
    A medida que iba leyendo me entraba el escalofrio...
    Que final! Rosa!... simplemente espectacular.

    Que genial eres!
    Besitos mil.

    ResponderEliminar
  9. Muy bien llevada la historia, Rosa.
    Nos has tenido intrigados hasta el final :-)

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Gala, me sonrojas, me alegra que te guste.

    Besos desde el aire





    MJ. mil gracias Maga.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  11. He disfrutado del halo de misterio con el que envuelves esta historia que avanza a pasos pequeños para degustar cada detalle. Dejas a la imaginación del lector la naturaleza de esos maravillosos objetos que esconde tan enigmático almacén. Eres delicada con las palaras, en prosa y en verso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Pedro, muchisimas gracias por tu comentario que me anima a seguir imaginando...

    Ahora mismo voy a ver tu recomendación del viernes.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  13. Y qué puedo decir de historia tan bella cargada de admiración por lo que no se nombra y de duelo por quién en la penumbra se fue llevándose consigo tantos misterios.

    Un beso desde mi nube,

    ResponderEliminar
  14. Saudades gracias que tu imaginación haga el resto y cubra los huecos que dejan mis palabras.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  15. Hola Rosa!!
    creo que es lo primero que te leo de este tipo... Me gusta la trama y la forma en la que la has narrado.
    Bien, bien, bien!!!!!
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  16. Gracias Don Sucede viniendo de usted maestro del terror y la intriga es un halago. Jajaja
    Estarás contento...Eh!!!

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  17. Genial, Rosa, me ha encantado. He estado intrigada hasta el final y menudo final. :))
    Por cierto, preciosos los objetos del almacén, especialmente el que estaba en la tercera estantería de la vitrina de cristal.
    Buen finde…Un bessito

    ResponderEliminar
  18. Men, gracias por usar la imaginación...

    BESOS DESDE EL AIRE

    ResponderEliminar
  19. uy Rosa, me ha encantado este relato!!!
    Espero que te animes a hacer entradas de este tipo porque lo narras genial, ese almacen es realmente mágico... No he podido evitar abrir el cofre de color bronce, ya sabes cual, seguro que lo viste, el que estaba justo al lado de la jirafa tallada en madera africana, lo que habia dentro era prodigioso...

    Besos y pasa un fin de semana SuPer!!!

    ResponderEliminar
  20. Doña M. me encantan tus visiones del almacen, gracias por compartirlas conmigo.

    No puedo decir que tipo de entradas voy a poner surgen en un instante y eso es lo que leeis.

    Besos desde el aire.

    ResponderEliminar
  21. Se deja querer, es una historia tranquila, suave, con un final que no deja tiempo a la tristeza.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  22. Adivin, gracias por tus palabras...
    Y tu lectura.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  23. Que linda narración! que bueno! Excelente. Me encanto acompañar a esa mujer puntual, tarde a su cita! Un beso grande!! y gracias otra vez

    ResponderEliminar
  24. Corina, muchisimas gracias, eres un amor...

    Besazos desde el aire

    ResponderEliminar
  25. Bien llevado, nos has tenido en ascuas hasta el final, aunque sea tan triste y tan sorprendente.

    Pero así es la vida

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Eléna, muchisimas gracias,me gusta que te sorprenda el final.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  27. Tu historia me envolvió desde la primera palabra, yo estaba en el almacén contigo ¿no me viste?.

    Muy bueno, muy bien narrado y muy bien tejido el espacio para la imaginación.

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  28. Me gustan mucho los relatos, creo que a diferencia de una larga novela dejan más libertad a mi imaginación.
    Este tiene todos los ingredientes para que lo guarde y releerlo, una y otra vez, tratando de descubrir nuevas pistas.
    Sinceramente, me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Esperanza, muchísimas gracias, no te vi, estaba ensimismada, perdona.
    Gracias por imaginar conmigo.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  30. Eduardo, me quedaste sin palabrras...Solo puedo darte mis más sincers GRACIAS.

    Besos desde el aire.

    ResponderEliminar
  31. me ha pasado algo parecido, alguna vez. Y no me gustó lo que sentí. Un beso

    ResponderEliminar
  32. Elchiado, es duro que se muera la gente así.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  33. Beatriz, gracias por tus palabras y por leer.

    Saludos desde el aire

    ResponderEliminar
  34. Como algo soñado me resultó el relato. Dàndote tiempo para dibujar al personaje hasta que lo metes en el cuchitril de hermosos objetos, casi recuerdos.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  35. Gracias Javier por tu comentario. Me encanta.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email