COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

martes, 30 de agosto de 2011

AMIGOS, ELENA MARÍA OLMEDO.

Hoy tengo el gran placer de presentaros a Elena María Olmedo, una escritora formidable que ha sido tan amable de prestarme sus letras para que las comparta con todos vosotros. Espero que las disfrutéis.

PARA MUESTRA UN BOTUN

 Decía mi madre “una costurera sin dedal, cose poco y mal”. Pero ese capuchón en el dedo me mancaba. Luego llegaba enhebrar la aguja.
- Mira, humedece un poco el extremo de la hebra, ¡es más fácil!
Mi hilo estaba ya deshilachado.
- ¿Cómo pueden decir que puede pasar un camello por aquí?
Luego, cortar el hilo.
- Mira, ni muy largo ni muy corto.
- ¿Así es suficiente?
- Esa es la hebra de Maricaca, cosió con ella once camisas y una capa. Sólo hay que coser un botón, no la botonadura de una sotana.
Y llegaba la hora de iniciarse en la tarea.
-Tienes que hacer un nudo al final de la hebra para que no se escape y luego pasar el hilo por los agujeros.
-Podía tener sólo dos agujeros y no cuatro. Refunfuñaba. Los dedos me sudaban, la aguja se me resbalaba, el dedal me mancaba y yo pasaba la aguja de arriba hacia abajo, apretando bien para que no se soltara. Tanto apretar quedó hecha la tela un gurruño y el botón bailando.
- Bueno, ya está.
- Nada de eso, quítalo ahora mismo.
-  ¿ Esto era coser y cantar? Me voy a jugar.        

VIDA
            Buscó las llaves en el bolso, abrió la puerta, entró y acto seguido echó el cerrojo, era la costumbre. Un silencio poco habitual reinaba en la casa. Era sábado y había trabajado esa tarde. Cada quince días ocurría lo mismo. Era una extraña sensación, una paz intensa anhelada y a la vez el deseo del bullicio. La casa parecía vacía, fría, sin vida. Durante toda la semana había esperado que llegara ese momento, pero cuando llegaba quería que el tiempo discurriera rápidamente y fueran ya las ocho de la tarde del domingo para que los ruidos, las voces, en resumen, la vida volviese a casa.
            Había quedado para ir al cine con unas amigas, mas no la apetecía demasiado. Sabía que lo pasarían bien, pero echaba de menos tanto a los niños que solo su recuerdo decaía su ánimo. Aún no se había acostumbrado a esa nueva situación. De lunes a sábado la actividad era frenética, a las ocho de la mañana comenzaba el día, sino era antes. Habían adoptado una serie de tareas rutinarias, simples y sencillas, muy importantes a la hora de su aprendizaje y comportamiento. En el colegio le habían dicho que tenía que mantenerse firme con sus decisiones y sus mandatos; conservar un orden y una lógica era fundamental para que ellos las comprendieran y asimilaran. Al principio fue difícil no ceder en algunas órdenes – por no oírles llorar – pero con mucha, muchísima paciencia y cariño se fueron obteniendo resultados. Ya se vestían sin apenas ayuda, ¡qué gran avance! Buscaban los utensilios necesarios para comer y lo que fue muy importante, también los recogían. No había que retrasar el horario, rápidamente al baño a lavarse los dientes para salir escopetadamente hacia el colegio. No volvían a casa hasta por la tarde, era una ventaja para ella porque con su trabajo estaría un poco pillada de tiempo. Menos mal que contaba con cierta flexibilidad horaria, trabajaba en el negocio familiar y eso, le daba la posibilidad de conciliar amblas obligaciones teniendo en cuenta que para elle ellos eran lo más importante, Todo lo que hacía, todo lo que pensaba era por ellos. En muchas ocasiones comentaba que vivía el día a día, no pensaba en el mañana. Sin embargo, otras veces le asaltaba la preocupación de qué sería de aquellas dos criaturas si ella faltase. Sabía que siempre podía contar con el apoyo de su familia, estaba cuando hacía falta.
            Se metió en el baño. Podía disfrutar de una ducha tranquila, no había que vigilar a nadie. Durante la semana el tiempo dedicado a estos menesteres estaba reservado para cuando habían caído rendidos en la cama. Eso sí, una vez que se dormían no solían despertar a no ser que estuviesen incubando algún virus o por algún monstruo nocturno. En esas ocasiones asaltaban su cama sin más, para ellos era difícil explicar qué pasaba por su cabeza en esas ocasiones, se mostraban inquietos y nerviosos, pero unas palabras dulces de ella junto con unas caricias eran mano santa, nunca mejor dicho. Y así pasaba de la soledad de la cama a la multitud de tres personas en la misma, y es que casi siempre les ocurría a los dos a la vez.
            Se vistió rápidamente, tenia tiempo pero era ya la costumbre, hábitos cogidos por las circunstancias. Se puso delante del espejo y maquilló su cara con un poco más de detenimiento que otros días.
            Estaba ya casi lista y aún le sobraba tiempo. De forma casi compulsiva entró en la habitación de los niños como hacía todas las noches, en ese momento era cuando les arropaba y depositaba sus labios en las mejillas de aquellos dos ángeles. Les miraba así dormidos y era en ese momento cuando se daba cuenta del paso del tiempo, como habían crecido en todo este tiempo. El embarazo y el parto estuvieron dentro de lo normal a pesar de ser  doble. Fueron creciendo dentro de los cauces normales. Sus dudas y preguntas surgieron cuando de fue retrasando el lenguaje y el caminar. El pediatra siempre decía que algunos niños tardaban más y en este caso era normal al ser parto múltiple. El tiempo pasaba y los progresos tardaban en llegar, eso le hizo consultar a otros profesionales. Sus miedos eran fundados, la respuesta obtenida fue que sus hijos padecían una falta de proceso madurativo alguna conexión de aquellas cabecitas estaba sin realizar. Siguieron más y más consultas: hiperactividad, una variedad de autismo,… Esto fue un mazazo en su vida. Todo fue seguido, más consultas, la búsqueda de un centro especial, la modificación de horarios, contratar a una persona que le ayudara… porque todo el peso lo llevaba ella sola. Se había separado cuando los niños aún no habían cumplido un año. El se fue enterando poco a poco, nunca se involucró de manera activa y efectiva, por no decir afectiva. Les veía cada quince días, así había establecido el juez el régimen de visitas que no en pocas ocasiones incumplió. A un hijo se le ve crecer día a día y no en un par de ellos al mes.
            Miró el reloj, ahora estaba medida, su cabeza se había puesto a pensar sin tener en cuenta que las manecillas que miden el transcurrir del tiempo van más deprisa aún. Cerró la puerta de la habitación. Cogió el bolso, ahora estaba dispuesta a disfrutar de un tiempo para ella si la cabeza se lo permitía. Salió de casa, cerró con llave la puerta que sonó como a dejar esas vidas aparcadas durante unas horas. Mañana por la tarde recogería a Luis y a José, a sus dos niños, a su VIDA. 


Elena María Olmedo.

34 comentarios:

  1. El relato es fantástico. Estremecedor. Cuan dificil es sacar a los hijos adelante... y si estas sola tanto peor. No hablo ya sí don dos o requieren cuidados especiales. Pero lo que no haga una madre...
    Precioso texto Rouse. Gracias por compartirlo.

    En cuanto a la costura...jajaja me he visto a mi misma cuando mi tia que es modista me enseñaba a coser.. Una odisea.
    Ahora soy una experta pasando el hilito si no. fuera que estoy medio cegata....unas gafas ya. mismo!!!
    Besitos mediterraneos.

    ResponderEliminar
  2. Gala mil gracias por tu lectura y tus palabras. Seguro que a Elena le gustan.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Todo el que tiene hijos sabe de sobra el significado de estas letras. Buena elección has hecho hoy con Elena Maria. Un beso Rosa.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo cuando mi abuela me enseñaba a coser. Ahora guardo su caja de costura como un tesoro.

    De nuevo la nostalgia...

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Rosa por hacer un hueco en tu "Van al aire" para mis palabras. Es un doble placer, primero cuando las plasmé y ahora cuando las veo "volando. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Sensacionales relatos Rosa, gracias por presentarnos a Elena. Son dos relatos de realismo puro, y el segundo sobre todo, muy duro. Me encanta porque puedes ver las imágenes tal cual las va colocando, no es fácil eso, sin perder el hilo.
    Me encantó.

    Un saludo a las dos.

    ResponderEliminar
  7. Encantada de conocerte, María Elena.
    Gracias por compartir tu trabajo.

    Un enorme abrazo para ambas

    ResponderEliminar
  8. Suena a una amiga mía que tiene un problema idéntico, aunque sin divorcio. La gente que somos discapacitados, tanto físicos como psíquicos, estamos en este mundo para vivir como los demás, como los llamados "normales" y no les debemos nada a nadie. Necesitamos más atención, pero también damos cariño. Me apetece llorar, pensar en lo egoístas que somos y lo bien que frivolizamos. La narración vive para los niños y eso me hace gozar. Felicidades por esos pensamientos Elena.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  9. Karras muchisimas gracias. Elena es maravillosa.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  10. Ene, la nostalgia tiene la manía de aparecer cuando menos te la esperas.

    Mil gracias y besos desde el aire

    ResponderEliminar
  11. Elena gracias a ti por dejarme compartir tus hermosas letras. Eres fantástica.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  12. Nicolás, Elena es una maravillosa costurera de palabras. Muchísimas gracias.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  13. Patricia, gracias por tu lectura.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  14. Adivín millones de gracias por tus lágrimas...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  15. Buen relato, es un gusto visitarte siempre

    ResponderEliminar
  16. Encantada de conocer a Elena, realmente un trabajo estupendo. El primero porque me ha sacado una sonrisa al verme reflejada y el segundo por todo ese amor que transmite, por ser un buen reflejo de una vida.

    Besitos a ambas

    ResponderEliminar
  17. SL. Gracias por tu lectura

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  18. Elysa. Mil gracias, Elena estará muy contenta con tus palabras.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  19. Emocionantes relatos los dos. En el segundo concretamente las palabras cobran vida renglón a renglón.
    ¡Enhorabuena a Elena y a ti, Rosa!
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  20. Atenea, mil gracias por tu lectura.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  21. Mil gracias Rosa por presentarme a Elena María, bellas letras sin duda.

    Me ha traído recuerdos especialmente lo relativo a la costura, lo estaba leyendo y me reía yo sola, de cuando una servidora, zurda, y mi señora Madre, diestra ergo enseñarme a coser, misión imposible jajajaja

    Un abrazo enorme para ti y Elena María.

    Marta.

    ResponderEliminar
  22. El primer relato, oh me ha hecho reir porque me vi reflejada en el, cuan difisil es aprender a coser cuando se tiene en la cabeza de todo menos las ganas de botones, hilos...

    El segundo, wwau, el poder de las madres, de cuidar y queres a sus hijos sean como sean. dificil y duro.

    Felicidades a Elena Mª y un besito a ambas :)

    ResponderEliminar
  23. Soñadora mil gracias por tu lectura y tus recuerdos.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  24. Doña M. Gracias a ti por tus palabras y tu cariño.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  25. Dos relatos bellos, sobre todo el segundo. Tan lleno de imágenes en ese final. Recoger vida.
    Un placer conocer el trabajo de Elena

    Saludos dobles, a vos Rosa y a Elena. Buenas noches.

    ResponderEliminar
  26. Luna mil gracias por tus lecturas.
    Buenas noches y besos desde el aire

    ResponderEliminar
  27. Raúl. Muchas gracias.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  28. Elena,

    Es un placer leerte, aunque a veces es un placer doloroso porque haces que afloren en mí los de sentimientos de rabia, de impotencia, de cansancio y de dolor solidario.

    Sabes que me gustan tus textos, la sensibilidad que tienes para captar el ambiente y la naturalidad con la que lo expresas: pincelada a pincelada hasta completar los paisajes de sentimientos.

    Aunque lo sepas quiero decírtelo de nuevo para que no lo olvides y sigas escribiendo.

    Gracias ojos de cielo por la generosidad de tu alma… ¿he dicho alma?, quiero decir espíritu… ¿he dicho espíritu?,… quiero decir tu forma tan generosa de entender la vida. …Este materialismo acabará matándome.

    Besos emocionados para ambas.
    Ana.

    ResponderEliminar
  29. Una narración extraordinaria, que deja en manifiesto lo difícil que es llevar adelante una familia, como madre, me sentí emocionada...
    Besitos en el alma para ti y para tu amiga.
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  30. Anita no se que pensará Elena pero a mi me puedessssssss.
    Gracias!!!

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  31. Scarlet, mil gracias por tus amables y cariñosas palabras.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  32. Me emocionó mucho el segundo relato, me hizo recuerdo a mi madre... pienso que el amor de madre es el sentimiento más puro e intenso que existe.

    Gracias por compartirlo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  33. Carlobito, gracias seguro que a Elena le hace feliz tu comentario.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email