COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

jueves, 20 de octubre de 2011

MALLAU


Bea mira con los ojos enormes y la boca abierta la cesta con lazo de regalo que ha colocado su tía Luisa encima de la mesa.
-Tía, dime que es porfiiiiii.
-Ten paciencia Bea, ahora te lo doy.
La niña no puede esperar más y se sube a la silla para poder mirar dentro. Levanta la tapa y ve unos ojillos verdes que la miran desde el fondo de la cesta.
-Es un gatito. Un precioso gatito.
Dice entre grititos y risas. Le coge con cuidado, le besa, atusa y observa por todos sus lados. El gatito se revuelve intentando escapar.
Bea aprieta más fuerte al gato, mientras este maúlla asustado,
 le abraza  para darle todo su amor y para que el gato no escape…
-Tía, tiita…El gato ya no dice mallau…
La tía Luisa se queda mirando a Bea con los ojos desorbitados.

Rosa M.

67 comentarios:

  1. Ay, Rosa, pobre gatito!!! seguro que esto ha pasado alguna vez pero prefería no verlo así... :'(
    Un abrazo suavito que no haga daño

    ResponderEliminar
  2. El gatito precioso y el nombre MALLAU el mejor que le ha podido poner Bea.
    besicos.

    ResponderEliminar
  3. Jo, Rosa, mira que ayer el ciego asesino de mi micro mataba cachorros perrunos porque no quise poner gatitos, ¡y vas tú y me matas un gatín! Bueno, tú no, la nena. Ay, qué pena más grande, con lo que los adoro... Aunque las dos opciones son crueles.

    Mil gracias por animarte a dejar un comentario en mi blog.

    Besos y eso.

    ResponderEliminar
  4. Mira que lo he visto venir. No por eso me ha dolido menos. Pobre gato. Pobre niña. Pobres...

    ResponderEliminar
  5. Los niños no tienen medida de su cariño. Es terrible, pero el final no deja de ser cómico. Has sido muy hábil. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, pero al gatito le quedaban otras 6 vidas ¿no?

    Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
  7. Pobre tìa Luisa!!!!!

    Saludos, Rosa.

    ResponderEliminar
  8. No me digas!!
    Madre mia, pero no tenian 7 vidas? la niña se las ha cargado de un plumazo??
    Ay dios! pobrecito...
    O eso, o es que estaba conteniendo la respiración el pobrecito..
    Casi me quedo con la segunda versión, aunque mucho me temo que va a ser que no...

    Besines a mi niña guapa... desde el medi...

    ResponderEliminar
  9. Y se lo dijeron a la niña? Qué penita por dios

    ResponderEliminar
  10. ¿Has pensado apuntar a Bea a halterofilia? Esta chica promete.

    Buen relato agridulce.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  11. Pobre gato. Yo habría matado a la niña, o a la tía... o al vecino del quinto antes que al minino.
    La niña es mala...jeje.

    ResponderEliminar
  12. Madre mia, esta Bea es peligrosa de verdad....

    Para el próximo regalo que sea de juguete y de un material resistente...

    Besitos ;)

    ResponderEliminar
  13. Pobre niña!!! la culpa fue del gato por querer escapar. Es que hay gatos que son muy huraños y no admiten caricias.
    Besos, Rosa.

    ResponderEliminar
  14. Opino que a ésa niña, la próxima vez le regalen un armadillo.

    ResponderEliminar
  15. Rosa, hay amores que matan. Aquí la prueba, aunque la niña no quisiera se cargó al gato, pobre.
    Besos desde el aire.

    ResponderEliminar
  16. Como dice Nicolás hay amores que matan... ¡Pobre gato y pobre niña!


    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Pobrecico :(
    Es que hay abrazos que matan...
    (pero es cruel la escenita, nena, :) (Sonrisa malévola)...
    En casa de mis abuelos tuvimos un perro guardián que era una fiera, cuando comía nadie se le podía acercar. Un día nos regalaron un gatito muy mono, y al pobre no se le ocurrió otra cosa que ir a hacerle gracias al perro en pleno almuerzo, ¡iba tan ilusionado con su colita al aire y sus ojitos tiernos! De pronto ¡zas! quedó decapitado en las mandíbulas del perro. Fue tan bestia que ni siquiera gritamos, hasta media hora después. Vamos, la versión animal de la muerte de María Antonieta, pero sin cantar La Marsellesa, sólo con nuestros chillidos.
    Sí, puede parecer insólito, pero te prometo que es cierto.
    Para que luego digan que quienes escriben exageran. No, la realidad es aún más irónicamente cruel.
    (Perdona, casi que escribo otro micro!!!)
    Besotes...pero prefiriría un abrazo más suave :)
    nota: Se esfumó el comentario al publicar ¿?

    ResponderEliminar
  19. Esto pasa por no tener en cuenta cierto tipo de regalos y a quien van dirigidos. Si la niña era excesivamente pequeña deberían haber vigilado más o comprarle un peluche, Pero claro como tenemos que dar la nota en todo sin tener en cuenta las consecuencias... Un beso Rosa.

    ResponderEliminar
  20. Hola Rosa, real muy real, tanto que me suena haberlo vivido.

    Adoro a los gatos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Ay, que esto mismo le sucedió a mi suegra con una de sus hijas y un patito...

    patitauch!!!

    Besos, muchos

    ResponderEliminar
  22. Rosa, lo siento, los gatos me dan repeluz de siempre, donde se ponga un perro que se quite un gato por bueno que sea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. ¡Vaya con la niña, qué fuerza tiene!
    Buen giro final.

    Abrazos flojitos.

    ResponderEliminar
  24. POBRE GATITO!!! LOS ADORO, DE NIÑA YO ERA MUY SUAVE PARA AGARRARLOS, ME HABÍA ENSEÑADO MI MAMÁ.

    cLARO HAY AMORES QUE SUPERAN TODO...

    BESITOS
    ME HA DADO UNA PEQUEÑA TRISTEZA ESTE RELATO PORQUE LOS ADORO A LOS AMO. tENGO UNA QUE SE LLAMA MILAGROS, YA LA HABRAS VISTO EN EL SITIO.

    ResponderEliminar
  25. Anita ya sabes todo es ficción. O no?...Jeje

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  26. Cabopá pero le duró muy poquito...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  27. Manuela, siento mucho haber matado al gato...En el papel.

    Mil besos desde el aire

    ResponderEliminar
  28. Luisa es que las tías Luisas hacen unos regalos, jeje. Gracias y besos desde el aire

    ResponderEliminar
  29. Mar me alegra que veas la parte cómica de la historia.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  30. MJ. Creo que le espachurró tanto que le quitó las 7 de golpe.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  31. Anna no lo dudes...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  32. Luna, si, se quedó pasmada...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  33. Gala una vez que las historias van al aire cada uno interpreta lo que quiera, jeje. GRACIAS!!! y mil besos desde el aire

    ResponderEliminar
  34. Mientrasleo, seguro que la tía Luisa inventó un cuento...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  35. Esperanza ummmmm me lo pensaré, jajaja.

    Besazos desde el aire

    ResponderEliminar
  36. Alberto mala no!!! Solo es exceso de cariño,jeje.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  37. Doña M. Seguro que no la vuelven a regalar nada vivo,jeje.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  38. Atenea, jeje, eso echemosle la culpa al gato
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  39. Carlos de la Parra muy buena idea, jeje. Gracias por tu visita y besos desde el aire

    ResponderEliminar
  40. Nicolas es que los niños no miden sus fuerzas...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  41. Elysa, pobrecitos los tres hasta la pobre tía Luisa que tubo que enterrar al gato e inventar un cuento...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  42. Eduardo escribe todos los microrrelatos que quieras en este espacio. Yo estaré encantada de leerles (sonrisa de oreja a oreja)

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  43. Lapislazuli un besazo desde el aire

    ResponderEliminar
  44. Karras cuanto siento haber matado al gatito. Pero es solo ficción. Me perdonas?

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  45. Africa a mi también me gustan mucho los gatos, pero me dan alergia. Achissss!!!

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  46. Patricia, jajaja, paticidios y gaticidios...Da para unas cuantas historias.

    Besazos desde el aire

    ResponderEliminar
  47. Emilio pobres gatitos. Habrás tenido una experiencia traumática de pequeño? Jeje.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  48. Lola ya sabes les dan dos, jeje.
    Gracias y besos desde el aire.
    Me alegra que blogger no te mande al Spam

    ResponderEliminar
  49. Lujan es que a su tía no le dio tiempo a enseñarla... Gracias cielo y besos desde el aire

    ResponderEliminar
  50. No hay nada como la inocencia asesina de los niños. Con tu relato me has hecho recordar a mi madre, "inocente ella" que tiró a su gatito por el balcón para confirmar que tenía siete vidas. No quiero contarte su desilusión.
    Besos

    ResponderEliminar
  51. Esta niñita adorable debía ser la prima del de Zumosol...
    Hay amores que matan y éste es uno de ellos.
    Buenísimo, Rosa.
    A mí me pasó con un pajarito que cogí (en el siglo XX) en la calle; le apreté tanto para que no se me escapara que vació por completo su intestino en mi mano... jajajaja, ¡que me meo! (eso hizo y lo otro, también).

    Besazos.

    ResponderEliminar
  52. Hola Rosa, he venido desde el blog de Puck, al leer el homenaje que te ha dedicado. Me gusta tu forma de narrar, de empatizar con el lector; la historia del gatito me ha hecho recordar la del jilguero de mi abuela, al que una niña inquieta-eso decían mis padres de mí- también le demostró su desdemido amor...

    Me volverás a ver por aquí.

    Saludos

    ResponderEliminar
  53. Jajaja Ana creo que esta historia es más habitual de lo que creemos...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  54. Towanda el pajarillo solo se defendió con su miedo, jeje...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  55. Paloma es un placer tenerte en el aire. Muchísimas gracias por tu visita y espero que vuelvas.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  56. Que penita y pensar que esas cosas ocurren en la realidad, a mi hermano cuando era pequeño , le ocurrió y con un gatito también...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  57. Me pareció haber visto un lindo gatito...! :)

    ResponderEliminar
  58. Scarlet, al parecer ocurre bastante a menudo.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  59. Montse, jeje sería a su espíritu...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  60. Es por eso que todavía no quiero tener mascotas, mi hijo está muy pequeño y seguro que también demostraría su afecto sin medida :)

    Saludos amiga

    ResponderEliminar
  61. Emanuel gracias y besos desde el aire

    ResponderEliminar
  62. Carlobito un cachorro no, pero un animal más adulto es un aprendizaje muy bueno para un niño.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  63. Hola Rosa.
    Ya se que comento esto casi tres años después del último comentario. No se si la historia del gato será verdad o no, pero me parece curioso el nombre que le has puesto de título al texto: "Mallau". Yo tengo también una gata al que le pusimos ese mismo nombre, ya que es negra con una mancha blanca en el pecho. Y "mallau" en lengua aragonesa significa "manchado". Y por lo que veo en la foto, esa gatita (los gatos tricolores suelen ser al 99% gatas) tiene unas cuantas "mallas".

    Un saludo

    ResponderEliminar
  64. O Lupo, lo bueno es que puedes comentar lo que quieras sin importar el tiempo ni las distancias. Está basado en una historia real. Gracias y besos desde el aire

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email