COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

miércoles, 11 de abril de 2012

LA LARGA ESPERA


Oye el traqueteo del carro al rozar las baldosas de la calle y el chirrido del buzón al ser descubierta su boca ansiosa. Deja la taza del café, ya frio, en el fregadero y sale a la puerta de la casa con la esperanza renovada. Abre el buzón suspira y piensa, que esta vez seguro llega. Coge  temblorosa las cartas que lo llenan. Facturas, facturas y más facturas. Todo su cuerpo se resiente y cae, vuelve a la cocina, arrastrando los pies dentro de las desgastadas zapatillas, tan desgastadas como su vida esperando esa carta que nunca llega. Se prepara otro café...

Rosa M.

21 comentarios:

  1. Hay cartas que nunca llegan, tampoco desesperemos, sigamos viviendo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Querida Rosa, espero que a la llegada de esta carta te encuentres bien, yo ya lo sabes, de psiquiatra al psicoanalista y de estos a la camisa de fuerza, las pequeñas cosas de la vida, pero me han dicho que mi locura es muy llevadera, tanto que la llevo siempre conmigo, es lo que hay.

    Perdona la tardanza en escribirte pero últimamente estoy muy atareado persiguiendo hembras, pero si me paro a pensarlo ya ni sé para qué.

    Espero ansioso tu contestación a esta misiva corta pero intensa.

    Un beso y 1/4 y mitad.

    ResponderEliminar
  3. La magia del correo postal, ha dado -y seguirá dando, a pesar de las nuevas tecnologías- material para canciones, películas y hermosos y sugerentes narrativas; como ésta.

    ResponderEliminar
  4. Rosa, en tu relato se hace buena la máxima de: "Quien espera, desespera". Muy triste es vivir pegado a una comunicación que no llega.

    Me gustó.

    Besoss

    ResponderEliminar
  5. Las cosas buenas se hacen esperar, eso dicen, pero a veces la espera se convierte en una soga que nos asfixia y nos deja sin fuerzas...
    Tal vez mañana llegue la carta esperada.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  6. Para largas esperas... un café largo... pero mejor acompañado con una bolsa enorme de magdalenas.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Triste y emotivo, este relato lleno de ruidos, olores y esperas cíclicas. Tus textos melancólicos me gustan mucho, quizá porque siempre dejas abierta esa lucecita...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Una vez leí esta frase: "había esperado tanto, y tan angustiosamente, que parte de mi muerte ya estaba cumplida".
    Es lo que refleja tu micro. Esa espera en la que cada segundo parece una herida...

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  9. Un poema que me ha recordado uno mío "agora sen ti". Esa espera que nunca llega, el desasosiego que se mete en el alma...
    Bonito microrelato.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Suena al que espera de por vida la carta que sabe no llegará jamás, pero que no lo dice en voz alta porque así parece que es menos cierto.
    Muy triste..
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Siempre esperamos algo. A veces, demasiado tiempo y cuando llega lo esperado, ya no lo es...
    Triste y bello, Rosa
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Quizás mañana...
    Quizás cuando llegue no lo este esperando...

    Besitos :D

    ResponderEliminar
  13. Si espera es que aún tiene esperanza. Lo malo es cuando ésta desaparezca.

    Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
  14. ¿Cuánto tardamos en perder la esperanza?
    Muchas veces por nosotros mismos creo que nunca. Nos acostumbramos al sufrimiento o idealizamos el fin que nos conviene hasta que nos descubren otra realidad.
    Bonita y triste narración.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué bonito era recibir cartas!, ahora salvo la del extracto bancario y las de los recibos...
    Preciosa espera.
    Besos, reinona.

    ResponderEliminar
  16. ¡que malas son las expectativas frustradas! Cuando la esperanza se transforma en su opuesto, se nos desgastan las zapatillas y el alma.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  17. Las esperas son la leche amiga. Sobre todo se incrementa la desesperación si además la carta es importante. Dejas a nuestra imaginación el remitente y a mí me sugiere uun hijo lejano. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Ahora ya no se llevan, pero me encantó escribir cartas, hubo una época que lo hice a diario...

    Qué las desgastadas zapatillas consigan un día lograr recibir esa epístola ansiada...

    Me gustan tus palabras escribidora...
    Besicos

    ResponderEliminar
  19. Emilio, Saudades, Raúl, Nicolás, Gala, Henry, Susana, Patricia, Mariola, Mientrasleo, BB, Doña M, MJ, Enmascarado, Towanda, Esperanza, Karras, Vladimir, Cabopá. Gracias, gracias y mil gracias. :)
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email