COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

lunes, 16 de julio de 2012

COLOR: NARANJA



Aprieta con fuerza y gira, derecha, izquierda, derecha, izquierda. El aroma del zumo llega hasta su nariz provocando una queja en su estómago. Las tostadas saltan y el café está listo.
Se sienta y coge la carta mientras desayuna, las dudas le hacen dejarla sobre la mesa. Un sorbo de café, un mordisco a la tostada y el ácido azucarado del zumo llenan de sabor su garganta. Mira la carta indecisa.
Ábrela, se dice.  Pero las dudas no la dejan.
Termina el desayuno, recoge, friega los vasos y dobla cuidadosamente el paño. En el espejo repasa su cara, arrugas y ojeras que hace poco no estaban, definen ahora sus gestos. Como puede intenta corregir lo que el tiempo le ha dejado, maquillaje, sombras, máscara en las pestañas y la roja barra de labios. Labios sin besos, piensa.
En el armario selecciona la ropa, algo cómodo, un vaquero y una camiseta, zapatos de tacón, no sabría afrontar ese día desde el suelo. Necesita perspectiva, la que le dan sus zapatos, algo es algo.
El bolso, las llaves del coche. Se detiene y mira la carta sobre la mesa de la cocina. La recoge, la dobla y la guarda en el bolso. Más tarde, más tarde seguro que la leo.
Pasa el día en el trabajo, intentando borrar de su mente la carta. Habla, ríe, discute. A la hora de comer, casi se decide pero la vuelve a guardar en el bolso.
Al terminar la jornada, entra en un bar. Necesita darse valor.

_ Ron con naranja. Le pide al camarero.

El primer trago le escuece y hace que se le arrugue la cara, el segundo le calienta y al tercero, la copa se acaba.

_ Otra de lo mismo, por favor.

Ni siquiera la disfruta, de un solo trago ve el fondo de la copa. Ya ni habla, con un gesto el camarero le sirve otra, y después, otra y otra. Pierde la cuenta, tampoco le importa.
A trompicones llega a casa, en el cielo, un ocaso naranja pone la última pincelada de color al día que acaba.
Saca la carta del bolso, la mira, está algo arrugada. La estira con las manos, se la lleva a los labios, y con la voz tomada de ácidos vapores anaranjados, la deposita encima de la mesa, gesticula con las manos y dice tal vez mañana.

28 comentarios:

  1. Hay querida Rosa cuanto miedo tenemos a los fantasmas del pasado. El caso es que no veo forma de superación a esto. Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues cuando ni con los efectos del RON ha podido abrir esa carta... mañana con la resaca.... lo dudo.... jejejeje

    Me ha encantado este color!!!

    Besos :)

    ResponderEliminar
  3. Es mejor la incertidumbre que, quizás, la certeza de alguna realidad amarga...Posponerlo es dejarle espacio a la esperanza...
    Besos color naranja

    ResponderEliminar
  4. G E N I A L!!!
    O a mí me sienta cada vez mejor tu estilo, o vos te superás día a día, Rosa

    Beso grandote

    ResponderEliminar
  5. Rosa, ¿qué recogerá esa carta que tanto la perturba? Es la cuestión del relato y el motor del mismo. Sea lo que sea, no creo que el tiempo se encargue de menguar el impacto que seguramente tiene, pues sino no se entiende que demore su lectura tanto tiempo.

    Excelentes tus gamas de colores literarios.

    Besoss

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho esta serie, Rosa. Hay en ella introspección, fuerza, calidez que nos hace empatizar con los personajes, contagiarnos con las emociones que transmiten esos colores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy bien, Rosa. Nos has sabido llevar por el día de la protagonistas, sus miedos y sus angustias, con esa carta en el bolsillo que por las pistas que nos dejas yo vi asociada a un diagnostico (un marido huido, una prueba médica, etc). Me gusta el final abierto.

    ResponderEliminar
  8. Nos quedamos como empezamos: redondo, totalmente redondo tu micro, y nosotros con las ganas de enterarnos.
    Me ha gustado, Rosa. Está muy bien narrado: se acerca y aleja con la protagonista, con sus sentimientos. La perspectiva de los tacones, estupenda.
    (Pero dime qué ponía en la carta...)

    Un besooo, aunque no te lo mereces :)

    ResponderEliminar
  9. Lo importante no es la meta, lo importante es el camino, la indecisión.

    La carta puede terminar arrugada y en la papelera, por listilla.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  10. Rosa, me encanta. Me ha recordado a los Amantes del círculo polar y me ha dejado con la misma necesidad de saber lo que pone en esa carta. Me encanta sobre todo el principio. Esa mezcla de olores y sabores tan bien reflejada que se mezcla con el ánimo de la protagonista. Genial.
    bss

    ResponderEliminar
  11. Qué más da lo que ponga en la carta?! Lo importante es que ella decide, no cuándo llega, pero si cuándo le informa de lo que haya de informarle. Y mientras tanto, hace de su vida un sayo; bien, un cubata, pero, y qué? Eso es lo que valoro del micro, lo bien que queda justificada esta actitud.
    Abrazos, Rosa.

    ResponderEliminar
  12. Muchas veces tememos el temor de afrontar las cosas que se nos presentan y cometemos el error de tratar de ahogar los problemas con bebidas de diversos colores, pero nos engañamos porque así el miedo nos gana y no olvidamos los problemas al contrario se hacen mas vividos. Un placer el leerte y regalarnos tan buen escrito.

    ResponderEliminar
  13. Entre los colores naranjas de la protagonista y sus dudas con la carta, me quedo con ese detalle del tiempo que ya no corrige, una que ya tiene las arrugas marcadas, como la piel de la naranja, te felicita por esta serie "de colores" que te hace respirar con tus palabras al aire...

    Yo ando un poco en "sequía escribidora" Tengo muchas ideas en el ático de mis pensamientos pero a la hora de ponerlos sobre el papel se me escapan por las chimeneas....

    Espero que el Sr. Bloguer tenga a bien que este comentario se publique...

    Besicos salados, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Bieeeeeeeeeeeeeeennnnnnnnn!!! Lo conseguí

      Eliminar
  14. Precioso color elegiste para hoy, el naranja, me encanta. Y con él hemos viajado en el bolso de tu protagonista todo el día, arrugaditos como la carta, esperando un desenlace que no se ha dado, pero si no se ha dado... Me recuerda al Mota, "hoy noooo, mañaaaaanaaa" algo que mi hijo repite a menudo. Sigues conquistándonos con tus palabras querida Rosa.

    Ah, y me alegro Cabopá que por fin puedas dejar comentariios, uy ya me paso eso y qué mal, enhorabuena, uf es como sentirse un fantasma de blogger, porque nunca dejas huella.

    Besos desde mi mar de sentimientos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. No afrontar prolonga el saber... lo llevas maravillosamente
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. A veces necesitamos más valor del que creemos tener para enfrentarnos a lo que tal vez ya sabemos, sólo que cuesta demasiado verlo escrito en un papel.

    Personalmente pienso que prefiero saber, porque quien sabe puede albergar miedo, pero tiene esperanza y puede conseguir fuerza para afrontarlo.

    Genial tu entrada mi niña Rouse...
    Ultimamente ando algo despistada, estoy cuidando de mi mami en el campo... así que no tengo mucho tiempo de blog.
    La vida a veces nos pone demasiadas trabas.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  17. Tal vez lo lea mañana, jejeje. Que no, que es broma. Me ha parecido precioso pero muy triste o quizás, realismo guarro???.
    Enhorabuena por tu color naranja. Me ha encantado.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Rosa, me gustó tu naranja. Esos labios se merecen besos, seguro. Ojalá mañana lo primero que haga sea leer la carta.

    Gracias, besos.

    ResponderEliminar
  19. ¡Cuánto ácido hay en este relato! ¡Y qué bien derramado entre sus líneas! Sí, tal vez mañana.

    Abrazos y besos sin acidez.

    ResponderEliminar
  20. Este naranja tiene mucha consistencia Rosa, tanta como vitamina C.
    Te salió una historia redonda, nunca mejor dicho, con el final que se junta de nuevo al mismo principio. Con día regado de naranja, exprimido al máximo y remojado hasta casi perder el sentido.
    Me gusta tu serie de colores.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  21. Preciosa esta serie de colores con la que estás regando tus entradas. Esta en especial me deja la curiosidad por el contenido de la carta. Yo tuve una así en las manos, que siempre dejaba para el día siguiente. ¡Imaginé tantas cosas que pondria dentro que cuando la abrí ....no tuve más remedio que contestar explicando todo lo que supuse y nunca apareció escrito!. Es una sensación como de incertidumbre, de curiosidad...de esperanza. Prueba alguna vez si recibes una carta (no, del banco, no).

    Del naranja especialmente me gusta el ocaso, el zumo y las ...las flores estas que salen en todos los sitios ...que son muy duras ¿cómo se llamaban? ... ¿caléndulas?.

    De tu micro, me gusta todo. Es suave y calido como un sol que se extingue.

    Besos desde mis palabras.
    Smuak!.

    ResponderEliminar
  22. Tal vez mañana. Ni el desayuno, ni el subconsciente, ni el ron...todo puede esperar cuando hay dudas, o miedo, o lo que sea que le hace no abrir esa carta.
    Muy bueno, Rosa (en tu línea).
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Pues cuanto antes la abra, mejor...la carta de despido acecha.

    Me gusta tu relato, te mantiene alerta de principio a fin.
    ( Bueno, lo del fina es un decir)

    Un beso desde aquí cerquita.

    ResponderEliminar
  24. Te ha salido un naranja doloroso y certero. Tienes frases que me han encantado, del todo, pero sobre todo: cuánto naranja en nuestras vidas y yo sin saberlo hasta ahora.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Estas eran esas cartas de colores de la que me hablaste, no? son muy buenas.

    Un besazo enorme!!!

    Por cierto, te llegó mi carta?

    ResponderEliminar
  26. Espera malas noticias, pero siempre hay sorpresas. Y aún si es aún peor de lo que espera, cuanto antes lo afronte, antes podrá reconducir la situación.

    ResponderEliminar
  27. Ácido tu micro como el color. Sí, quizás mañana, todos se dicen los mismo, quizás mañana, pero pocas veces llega.

    Besitos

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email