COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

domingo, 1 de julio de 2012

DE IDA Y VUELTA



Salí de mi cuerpo, no me pareció extraño, más bien fue algo natural. Un hilo plateado me ataba al desmadejado cuerpo tirado encima del asfalto. Tiré del hilo, pero pese a su aparente fragilidad, no se rompió.
Un viento suave desplazó mi ingrávido ser. Me reí sin boca y mire sin ojos. Estaba a gusto mecido en la nada. De repente, sin saber como, me encontré en una extraña estancia.
Inmensas estanterías del suelo al infinito llenaban las paredes. En ellas se amontonaban sin orden ni concierto aparente, libros de viejo, manoseados y ajados por el uso y el tiempo. Di unos pasos y tropecé con un minúsculo escalón, apenas imperceptible. Mi yo insustancial se agitó y volví a reír ante la incoherencia.
En el centro de la sala una escalera me invitaba a subir. Lo hice.
El piso superior era aún más extraño. Muebles antiguos aparecían colocados como esperando que te golpeases con ellos, un gran sifonier, un perchero con espejo, me miré pero no me vi, esto me inquietó un poco, pero los cuadros que colgaban por todas partes distrajeron mi atención. Fotografías de conciertos. Extraño, pensé.
En una esquina un coqueto rincón de lectura apareció iluminado por un foco. Una enorme fotografía de La Gran Vía atravesada por… ¿Mazinger Z? Si, era ese dibujo de cuando era niño, volví a reír.
Como salido de ningún sitio  un extraño ser ahuecó un  cojín de La Pantera Rosa y se sentó. Me hizo una seña con el dedo para que me acercara y tomara asiento. No sentí temor, me senté y permanecí en silencio.
Puede que pasaran horas, o quizás fue un segundo, no lo se. El ser no decía nada, solo me miraba y parecía meditar. Cuando se decidió a hablar, la voz no salía de su boca, si no que se introducía en mí, desde todos los rincones.

_ ¿Que haces aquí?_ Preguntó

Le miré sin mis ojos y solo pude encogerme de hombros.

_Debes volver_ Dijo

_ ¿Cómo?_ Pregunté.

_Por donde has venido, como si no…

Esta respuesta, me dejó perplejo y cuando reaccioné ya no estaba allí.
Entonces me acordé del hilo plateado y empecé a tirar de él, para llegar de nuevo hasta mi cuerpo. Me llevó un tiempo precioso desenredarme de muebles y libros, pero con paciencia lo conseguí.
Tiré y tiré del hilo hasta que llegué a mi cuerpo. Me miré y me pregunté rascando una cabeza que no tenía como iba a colarme de nuevo dentro. En estas estaba cuando sentí una succión como de aspirador a máxima potencia.
Abrí los ojos, esta vez, de verdad, me sacudí la ropa y reí con mi boca, una sonora  carcajada.

Rosa M.

14 comentarios:

  1. Hiciste un viaje astral, simplemente, Rosa.
    Hay quienes dicen lograrlo, cuando están bajo anestesia y al borde de la muerte. Yo hice uno, muy corto, pero alucinante, mientras permanecía sedada en el quirófano. Jamás podré olvidarlo. No sé si tu experiencia fue real o producto de tu imaginación literaria. De todas formas, me ha fascinado!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Esos viajes los hacía de pequeña, pero me daban miedo y me negaba tanto que al pasar la adolescencia, se acabaron. Realidad o fantasía, no importa. Me gusta como lo describes, de manera natural y creíble. Y el final con carcajada también.
    Besos, Rosa. Espero que hayas disfrutado estos días de vacaciones.

    ResponderEliminar
  3. Un buen viaje, Rosa. Fantástico.

    Besos volados.

    ResponderEliminar
  4. Curioso viaje Rosa el que nos muestras. Entre lo material y lo inmaterial, el no ser y el ser, y ese hilo que permanece entre ambos mundos. Parecería un sueño, de no ser por el polvo de la ropa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me gustó tu viaje, un viaje diferente pero muy, muy instructivo. Me alegra que regresases, a ver, qué sería de nosotros sin ti. Besos amiga y feliz regreso también a esta casita tuya.

    ResponderEliminar
  6. Muy sugerente. Consigues que despeguemos realmente del suelo contigo. Menos mal que siempre hay un hilo que nos conecta.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Precioso, Rosa, creo que has estado en el paraíso como un biblioteca, al mejor modo borgeano.
    Un encanto de visita a ese otro mundo posible

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  8. Vaya viajecito, Rosa. Yo diría que no es al mundo de los sueños. Es más allá. Pero no era su hora, y le hicieron volver. Me gusta lo del hilo plateado, mucho más práctico que lo de las miguitas, dónde va a parar!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Un viaje perfecto para ...una hora, no más. No por los libros, sino por la angustia de mirar sin ojos, pensar sin cabeza y todo eso. Me gusta que el cuerpo lo haya succionado y haya vuelto a reir.

    Tu imágen elegida de Escher es de mis preferidas. Antes pintaba mundos imaginarios a lápiz parecidos a esas escaleras enroscadas en un mismo punto de perspectiva.

    Felicidades por este vieje, de ida y vuelta ¡menos mal!.
    BESOS

    ResponderEliminar
  10. Quien tiene estos viajes astrales los cuentan como algo grandioso, tu percepción de este viaje ha sido muy real!
    Me gusto como describes... mirar con ojos y reir sin boca.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  11. Es un texto, limpio, contundente, tiene mucho ritmo y te deja con ganas de más...

    Te recomiendo "Una soledad demasiado ruidosa" Bohumil Hrabal leyéndote me lo has recordado.

    Besicos, pronto salados, estoy ya de vacaciones.

    ResponderEliminar
  12. Vaya viaje. Eso sí, no me importaría pegármelo de vez en cuando si acaba con esa carcajada que tan nítidamente he oído.
    El dibujo escogido(todo un clásico), perfecto con tu cuento.
    Buscaré mi hilo plateado...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta mucho más que la luz al final del túnel.

    ResponderEliminar
  14. Un buen viaje, Rosa. Me gusta como lo has contado, tan real y pegado a lo que cuentas. Es así y afortunadamente aquí hay un hilo que conecta a la vida y a esa carcajada que se puede oír no solo leer.

    Besitos

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email