COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

sábado, 8 de septiembre de 2012

MÉTRICA MENOPAÚSICA


El martillo de los dioses
golpea
una y otra y otra vez,
sobre las cabezas
aturdidas de los mortales.

Golpea, golpea,
pone a prueba la paciencia
del más ferviente creyente.

Los renegados se rebelan
ante tanto golpe absurdo.

Cantan las vírgenes sus alabanzas
piden y ruegan
que se detenga
el golpeteo constante.

Desgracias, tristezas,
miserias.

El pueblo memoriza las mentiras
acuñadas por el clero.

Mientras el martillo de los dioses
golpea de nuevo.

Rosa M.

21 comentarios:

  1. Gracias a todos por seguir pasando por El Aire, llenándolo de vida con vuestras lecturas y comentarios y perdonándome que no pueda contestaros ni visitaros como merecéis.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Un martilleo incesante sobre nuestras cabezas, así una y otra vez... ¿Qué hacer? ¿Aguantar? ¿Intentar esquivar los golpes? ¿Rebelarse? Buena métrica, Rosa.

    Lo mismo digo, Rosa. Me gustaría poder pasarme a menudo por todos los blogs amigos, aunque es difícil. Gracias por tus visitas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. A veces Dios es una buena disculpa para no asumir las responsabilidades de los hombres. En la "Iglesia" de los ateos también hay mucho dogmático que actúa d ela misma forma. Palabra de agnóstico.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que prefiero hacer el comentario desde esta cuenta.

      El pueblo memoriza las mentiras acuñadas por ... el poder.
      Besos, Rosa

      Eliminar
  5. Como un martillo aporreando una pared.
    No deberíamos echar las culpas todas fuera, aunque estos de la iglesia... no se libran de ná.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  6. Uy esos golpes me han dado dolor de cabeza, espero que cese el golpeteo y que alguien deje de hacerse el sordo frente a las peticiones de los necesitados.
    Buena métrica Rosa, como siempre. No tienes que darnos las gracias por pasar, porque para nosotros es un placer estar aquí.

    Besos desde mi mar,

    ResponderEliminar
  7. Incesante ese martillo doloroso. Se pasa por tu poema así, a golpes certeros (nunca fallan, aunque siempre se equivoquen) que se instalan en el lector.
    P.D: Me gustó ese martillo de la fotografía.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Los dioses no llevan golpeando más de 2 millones de años, tiempo que el hombre empezó a creer en esas cosas, y aquí seguimos, somos masoquistas, nos va la marcha.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Los dioses son Dioses porque esos mismos que reniegan y cantan les hacen que sigan allí. Me martilleó a mí también un poco ese martillo que parece tener gran poder. La sensación de impotencia se bebe de cabo a rabo.
    Un beso Rosa

    ResponderEliminar
  10. me siento identificada con esta métrica menopaúsica y con esos dioses innobles.

    Besos desde la tierra. Me gustó mucho. la fotografía es hermosa

    ResponderEliminar
  11. Ahora comprendo estos dolores de cabeza y malestar general que arrastra el pueblo mortal en estos tiempos.
    Los DIOSES deberían buscar otro entretenimiento.

    Un besote graaaande :D

    ResponderEliminar
  12. Sentí ese golpe durante años enteros; ahora parece que han girado su mirada en otra dirección, afortunadamente.

    Un beso muy grande, Rosa, y disculpa también que no te visite como te mereces. El tiempo, siempre el tiempo...


    Otro beso, bonita.

    ResponderEliminar
  13. Incesante golpeteo que nos tiene a todos aturdidos.
    Los Dioses deberían entretenerse con otras cosas y no con los pobres mortales.
    Buena la entrada.
    un abrazo Rosa.

    ResponderEliminar
  14. Ese martilleo incesante nos golpea de nuevo cada día, en lo cotidiano, nos llega hasta el alma.

    Besicos, amiga.

    ResponderEliminar
  15. Los dioses eternos y tambièn los terrenales. Todos golpean. Los jodíos. Besos

    ResponderEliminar
  16. La verdad es que si no subieramos a la gente a los pedestales, despues no habría que bajarlos a empujones. A ver quien baja a estos nuevos diosecillos. Ardua tarea nos espera. Un besazo.

    ResponderEliminar
  17. A veces me pregunto si no crearon este mundo para tener algo que aporrear y así pasar el rato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Pues va a ser que sí, que tendremos que aguantar martillazos y mentiras y más mentiras. Ya nos acordaremos, espero, de tanto verdugo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  19. ¿No será ese martilleo de los dioses lo que nos mantiene vivos, Rosa?

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  20. Ojalá memorizáramos mejor sus mentiras para no permitirles repetirlas. Buena métrica esta, Rosa.

    Besitos

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email