COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

viernes, 16 de noviembre de 2012

INVISIBLE



La idea hace tiempo que me ronda la cabeza. No sé como empecé a pensar en ello, ni cómo siguió volviendo cada vez con mayor frecuencia. Soy un tipo anodino, gris. No hay nada en mí que destaque ni para bien ni para mal. Estatura media, rasgos corrientes, mediocre en todos mis quehaceres… Y la idea floreció.
Estaba tomando el café de todos los días, en la mesa de siempre, en el bar donde no se acordaban nunca de mi nombre, cuando decidí hacerlo. Llevaba unos meses fijándome en él, un hombre triunfador, se podría decir que era todo lo que yo no era. Ese día le seguí, como una sombra, hasta encontrar mi oportunidad.
Era de noche y se había tomado unas copas. No estaba borracho pero sí lo suficientemente ebrio como para que no me resultase complicado manejarle. Dio un tropezón y me acerqué para ayudarle. No sospechó nada y me sonrió dándome las gracias. Tuve que retirar la cara para que el agrio olor de su boca no me provocase una arcada. Le ayudé a ponerse en  pie y  mirando fijamente a sus  ojos, no quería perder detalle, le clavé el cuchillo de cocina en las entrañas.
Soy José Pérez, un hombre mediocre, un asesino invisible.

Rosa M.

28 comentarios:

  1. Por Dios, que miedo!!!
    Buenísima la construcción del protagonista que se diluye desdibujado por la falta de atención
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te asustó un poquito?... ¡Me alegro! jejej. Mil gracias Mientrasleo :)
      Besos para pasar el susto desde el aire

      Eliminar
  2. ¡Madre mía, Rosa!

    Este nunca será "mi amigo invisible", eso espero.

    Lo has relatado magníficamente, todo un ejercicio de ritmo y precisión, unas letras muy bien calculadas..
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no te toque, jejejjeje. Gracias guapa

      Besos desde el aire

      Eliminar
  3. Señorrrr con los amigos "invisibles", pues que se vayan al carajo en navidad. Paso de estos hombres anodinos que no saben terciar con sus vidas, si son grises, que se pongan colorete, y si son anodinos que canten para ver si entonan.

    ¡Qué miedo Rosa! mira que andaba esta semana más perdida que un cesto entre mil quehaceres, y me iba a la cama...pero ¡me has despertado! ¡chica! ¡que micro!....

    Un beso trasnparente de una mujer que no es gris. SMUAK!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú nunca podrás ser gris Laura, eres toda luz y color.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  4. Bueno, al menos ahora es alguien... y le ha servido lo de ser invisible, hay que saber sacar partido de nuestras mejores cualidades!!!
    Un abracito tenebroso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Anita hay que sacar partido a todo jejeje.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  5. Un micro que se sumerge -con que sutileza y perfecta elección de las escena- en uno de los grandes problemas que nos acechan, Rosa, el afán de protagonismo y el miedo a ser ignorados.

    Brillante construcción de escena y personaje, y soberbia elección del fondo, por cuánto impacta en el lector.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolines Pedro, gracias!!! Me dejas sin palabras :)

      Besos desde el aire

      Eliminar
  6. Comparto el comentario de Pedro, me he sumergido con el protagonista en su vida invisible desde el primer renglón y ese nombre+apellido que le has dado no puede ser más invisible entre tantos repetidos.
    Besos de gofio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gloria, me alegra que reparases en el detalle.
      Besos desde el aire

      Eliminar
  7. Uy Rosa,qué miedo, esa sensación que has creado de que en cualquier momento te puedes encontrar por la calle a alguien que te clave un cuchillo porque sí, porque ha decidido elegirte a ti, justamente por ser todo lo contrario a él. Pero ¿de qué le sirve? sigue siendo un hombre invisible, sólo pasa a ser un asesino invisible. Uf, menudo relato Rosa.

    Un abrazo pero con todos los cuchillos lejos, por favor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin cuchillos Yashira jajjajaja.
      Besos desde el aire

      Eliminar
  8. Siempre se ha dicho que el asesinato perfecto es el que carece de móvil,éste parece cuadrar, pero puede que en algún momento cometa un error o su consciencia no le deje tranquilo como aquella famosa película de Hickok que ahora no recuerdo el nombre, sabes la que te digo no?

    En fin una historia de lo mas inquietante.

    Un beso !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la película es Recuerda.
      Gracias y besos desde el aire Doña M. :)

      Eliminar
  9. Rosa, menudo hombre invisible más peligroso protagoniza este relato tan bien ambientado. Y es que al parecer todos llevamos un asesino dentro, al menos nosotros logramos sacarlos escribiendo.

    Te quedo muy bien.

    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajajja si Nicolás menos mal que salen en la escritura que si no...

      Besos desde el aire

      Eliminar
  10. Es una forma de comprobar la invisibilidad. Si no dan con él, es que realmente no existe para nadie. Sólo para el muerto, que ya tampoco existe.

    Un abrazo, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A saber jejeje. Lo mismo le persigue desde la otra vida Miguelángel.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  11. Me gusta Mucho este micro, porque te atrapa. Necesitas saber más sobre alguien que a pesar de no ser "nadie", tampoco intuyes que vaya a ir tan lejos.
    Enhorabuena.
    Besos desde mi pinar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjejejje no te fíes Rosy, no te fíes... Gracias por pasar y mil besos desde el aire

      Eliminar
  12. Uff da miedo pensarlo. Menos mal que soy un tipo mediocre y anodino.

    ResponderEliminar
  13. No lo creo, así que ten cuidado jejjeje.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  14. Cuantos habrá de estos que simplemente experimentan el sentir algo distinto. Y digo yo. ¿Podrían empezar por ellos verdad?.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que más de los que pensamos Karras...
      Gracias y besos desde el aire

      Eliminar
  15. Uhhh, qué final. Ojalá haya más microcuentos con este particular hombre invisible; la idea el mismo es genial y, creo, da para seguir escribiendo más aventuras ¿teñidas de sangre? que lo tengan como protagonista.
    Me encantó.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juanito, estaré atenta para contar las próximas andanzas de este asesino si se producen.

      Besos desde el aire

      Eliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email