COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

martes, 12 de marzo de 2013

DULCES SUEÑOS

Cada noche observaba las estrellas desde el jardín. Se escurría de entre las sábanas cuando todos dormían y armada con sus prismáticos y su mantita se escapaba de puntillas. Ponía nombre a las estrellas,  la luna la arropaba y le hacía confidencias pegadita a su mejilla. Una noche, la luna en cuarto menguante no llegó desde su altura al cuidado de la niña y un frío viento del norte la arropó mientras dormía.

Rosa M.
 


16 comentarios:

  1. El frío viento del norte no creo que sea el mas adecuado para el arropó de una niña, te tiene que dejar petrificada... pero claro! la intensión es lo que cuenta...

    Te quedó presiono Rose :) Un beso!!!

    ResponderEliminar
  2. Brrrr... Encima por estos lados está empezando a hacer frío. Felicitaciones.
    Saludos desde Pergamino (Buenos Aires).

    ResponderEliminar
  3. La luna y la muerte siempre son un matrimonio. Que se lo pregunten al poeta granadino.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Ese viento del Norte de Chocolat, el viento que nos invita a mudarnos. Besos

    ResponderEliminar
  5. Mira José Luis ha pensado en lo mismo que yo, en Chocolat, ese viento que anima al cambio.

    Bonito cuento nos contaste para ir a dormir arropaditos y felices.

    Un abrazo Rosa.

    ResponderEliminar
  6. Bonita entrada, es un placer el visitarte desde mi querida Guatemala

    ResponderEliminar
  7. Ese equívoco frío, ese viento del Norte, no sé... ¿Lo cambiamos por una cálida brisa del Sur? Es que no tengo calefacción en casa. Acogedor texto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Suscribo lo comentado por CDG, Rosa; luna y muerte suelen pasear de la mano.

    Buen trabajo.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. La luna tiene muchas caras, mucha poesía y sobre todo mucha Luz.
    Un abrazo fuerte amiga desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado eso de ponerle nombre a las estrellas. Este relato tiene vida, aunque juegue con la muerte.

    Besicos, amiga.

    ResponderEliminar
  11. Una imagen muy poética ese viento del norte, muy bien traída. Yo si el cielo está despejado, veo la luna cada noche desde la cama.

    ResponderEliminar
  12. Rosa, un microrrelato muy sensitivo y tierno, en el que las imágenes que propones son un regalo para los sentidos.

    Me ha gustado mucho.

    Besoss

    ResponderEliminar
  13. Me ha recordado mucho a mi niñez. Me gustaba mucho mirar las estrellas, me tumbaba en el patio en verano e imaginaba otros mundos. Un beso y un placer leerte de nuevo. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Precioso Rosa, me ha transmitido calidez y desamparo a la vez. Está cuajado de emociones y las estrellas son un punto débil que yo tengo. Incluso tengo un cacharro grande para mirarlas...sólo entonces nos damos cuenta de la pequeñez de nuestras vidas.

    Besos desde mis palabras ¡precioso!

    ResponderEliminar
  15. Ha quedado una historia muy lorquiana, Rosa. Y con algún toque de Jose M. Cano. Ay, esa luna que no llega, ay, ese viento que no cesa...

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  16. Qué los vientos del norte nos pillen bien abrigados...
    Gracias a todos por vuestras lecturas y comentarios que me animan a seguir inventando historias.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email