COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

miércoles, 15 de mayo de 2013

¿JUSTICIA?


En la sala nº 1 del juzgado ha quedado visto para sentencia el caso de Eugenio Santos. El fiscal ha pedido que se haga cargo de sus deudas, pagando hasta con la última gota de su sangre. En la sala nº 2 a la princesa se la libera de la acusación de malversación de bienes públicos. "No era consciente de mis actos", fue su declaración.

Rosa M.
                Esta es mi aportación en la II Primavera de Microrrelatos Indignados organizada por :
                                                      Miguel Torija La colina naranja
                                                  Rosana Alonso Explorando en Lilliput
                                                  Ana Vidal Relatos de andar por casa
                                                              y Pliegos Volantes

20 comentarios:

  1. Una comparación muy, muy acertada.

    Besos indignados Rosa.

    ResponderEliminar
  2. ¡ay Rosa! y todos somos iguales ante la ley...como duele esa diferencia.
    Mis saludos

    ResponderEliminar
  3. Eso no es un microrrelato, es una noticia de primera página y letras gordas.

    Magnífica idea lo de los microrrelatos indignados.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sí, es noticia, estoy con Emilio.
    No, no somos iguales, claro que no. Esta quedando claro clarito

    ResponderEliminar
  5. No se puede decir que la justicia carezca de criterio, aunque éste sea injusto. Besos

    ResponderEliminar
  6. Y pensar que en otras épocas creíamos que existía la justicia para todos... Poco a poco nos van quitando las vendas de los ojos. Algo positivo dentro de tanta negatividad.

    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
  7. Por ello, a la justicia la pintan con un velo en la cara y no por ser imparcial, sino para no ver la injusta que es...
    La justicia es para los que pueden pagarla...
    Besos, Rosa

    ResponderEliminar
  8. Rosa, a la pregunta con la que titulas este microrrelato ya te contesto yo. NO. La justicia es para los ricos y poderosos como otro juguete entre sus manos. El desgraciado que no tiene nada puede acabar en la cárcel por robar una gallina mientras el rico de turno se puede reír en su mansión con el dinero que ha estafado.

    Otra de las injusticias que presenciamos.

    Besoss

    ResponderEliminar
  9. Todos somos iguales a los ojos de la JUSTICIA... Este relato no tiene sentido. No sé de dónde sacan las ideas estos escritores!!!!

    Besitosss indignados

    ResponderEliminar
  10. Me uno a Emilio, micronoticia y punto.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, esas habas se cocinan en todos los países, y ha sido así por todos los tiempos.
    Terrrible.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Y luego hablamos de lo tontinas que son... ¡Vaya espabiladas!

    ResponderEliminar
  13. La realidad evidencia la burla que nos hacen, y cuando se cuenta así de directa no puede menos que incendiarte.
    Un abrazo, estupendo micro para esta jornada. Conste que estoy leyendo muchos y me voy cogiendo unos rebotes... : )

    ResponderEliminar
  14. Hola, Rosa.

    Mi respuesta es no y que no me digan que era tonta y que no se enteraba de nada... ¡Qué asco, de verdad!
    Genial micro, guapa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Este tema me suena mucho. Una de las muchas injusticias de este puñetero país.

    Muy buena indignación

    ResponderEliminar
  16. Contundentes tus letras, fiel reflejo que la justicia no es igual para todo el mundo. No hay que volver la vista atrás, lo tenemos cada día delante.

    Besicos desde mi alambrada.

    ResponderEliminar
  17. Gracias a todos por indignaros conmigo...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  18. Muy buena aportación Rosa. También me sume a esta iniciativa desde mi blog principal "Barcos de papel".
    Abrazos solidarios :)

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email