COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

lunes, 19 de agosto de 2013

MUERTE DE UN ENDOCRINO


Otra bronca. Salí de la consulta con lágrimas en los ojos y la rabia contenida en el estómago. Me dio una arcada. Y una idea cruzó mi cabeza. Tenía que acabar con esta situación. No aguantaba más. No aguantaba las malas formas de mi endocrino. Si, ya se que no había adelgazado ni un gramo. Pero yo no comía nada más que lo prescrito. La triste lechuga y la pechuga de pollo a la plancha y él no me creía e insistía en que comiera menos y caminara más, como si los 5 kilómetros diarios a paso legionario no fueran suficientes. Esperé a que terminara su consulta y le seguí. Vivía solo en un piso de lujo del centro. Llamé a su puerta. Abrió y se sorprendió al verme allí. Le amenacé con el cuchillo cebollero, que llevo como protección en el bolso, y entramos en el piso. Lo até con cinta americana a una silla. Tenía la nevera bien surtida y un congelador lleno, que facilitó mi propósito. Tres días y tres noches cociné sin descanso, y el endocrino, engulló sin tregua. Ver películas de psicópatas da muy buenas ideas. Cuando cayó muerto sobre el plato de bullabesa, limpié toda la cocina y desaparecí.

Rosa M.

12 comentarios:

  1. Anda, menudo venganza!!!
    Impresionante...

    :)

    ResponderEliminar
  2. Se lo tiene merecido. ¡Malditos endocrinos que solo hacen despertar el psicópata que tenemos dentro!

    Me ha encantado ese final.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Y ahora, que adelgace él forrao de pino!!!

    ResponderEliminar
  4. A mi endocrino, que me tiene en busca y captura desde los últimos análisis; que me dejó sin fumar y sin beber por unas meras transaminasas pasajeras; que me hizo comer coles de Bruselas aun a sabiendas de que en la capital belga se aplaude a la cerveza o al chocolate,... A mi endocrino le va a llegar este relato, vaya que sí.
    Muy edificante.
    Un beso, Rosa
    Juan M

    ResponderEliminar
  5. Deduzco que has engordado de satisfacción...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué es la bullabesa? ¿Y cómo no se me ocurrió a mí algo parecido con mi oftalmólogo? Gracias por darme ideas.

    Abrazos a manos llenas.

    ResponderEliminar
  7. Buenísimo, Rosa. No des ideas que tanta gente vive pendiente de una dieta!
    La bullabesa es una sopa de pescado y marisco propia de Marsella y la costa azul. Muy rica. Y no es por nada, es que la comí varias veces!
    Qué a gusto me he quedado leyéndote, Rosa!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Qué bien se te da la venganza...
    Ñam.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, murió con el estómago lleno. Ahora te quiero ver en la tesitura de las matronas, que son mucho peores en las consultas :-).

    ResponderEliminar
  10. ¡¡¡Menuda venganza!!!. Aunque el plan fue laborioso, tanto cocinar y el pobre tanto comer. Jaja. Muy bueno Rosa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Graciasssssss!!!

    Mil besos desde el aire

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email