COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

jueves, 21 de noviembre de 2013

PEGGY SUE

                                                                             
                                                                                                                                         A David


Después de un día de perros unas copas no le vendrían mal, pensó. Miró al camarero y le pidió un gin tónic sin hielo. Lo apuró de un trago. Otro, dijo. Desde el fondo de la barra una rubia, que no estaba de mal ver, tarareaba "Peggy Sue" de Buddy Holly. Las caderas de la rubia, se movían voluptuosas al ritmo del tarareo. No podía dejar de mirar aquel vaivén. Metió la mano en el bolsillo y sacó una moneda, eligió la canción en la jukebox e invitó a la rubia a un trago. Ella agradecida, se contoneó con más gracia y más cerca de él. Tres gin tónic después salieron juntos por la puerta y en el callejón tras el bar, dieron rienda suelta a sus impulsos. Un golpe seco y su cuerpo cayó desmadejado en el suelo. La rubia no se inmutó, y se dedicó a vaciarle los bolsillos, mientras una sonrisa de anuncio brillaba en la oscuridad. La rubia se colgó del brazo del hombre de la sonrisa y se fueron por donde él había venido. Al despertar, sólo un reguero de sangre cruzaba su cara abierta. Los días de perro, nunca, nunca, acaban dulcemente.

Rosa M.

16 comentarios:

  1. Brillante, Rosa, pude ver todas las escenas, en mi mente, mientras leía: gran mérito tuyo como autora.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Juan.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  2. Me lo he imaginado como una de esas escrnas de pelis en blanco y negro. magistral !!
    Besos *-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Doña M. y un enorme beso, desde el aire.

      Eliminar
  3. Maldita sea, solo intentaba revertir el destino.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El destino es caprichoso Jaal.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  4. Me encanta Buddy Holly, me encanta Peggy Sue, me encantan los finales felices como éste.

    Besos terrícolas,

    D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo los finales felices como este ;)

      Besos desde el aire

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. La sal de la vida, Luisa.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  6. Malditos los despertares sin rubia, su Buddy, sin tragos. ¿Sin sangre?
    Un beso.
    (Buena foto...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso la sangre era escasa, sólo la que le escurría por la cara... Gracias CDG, la foto es de los soportales que rodean las calles de la Plaza Mayor de Valladolid.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  7. Gratificante relato el tuyo a modo de cortometraje leído. Me gustan las escenas. Muy visuales. LLenas de tu prosa serena.
    Un besote y a escribir como tú sabes (siempre de esta forma) Abrazos amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolín, gracias Laura!!!
      Besos desde el aire

      Eliminar
  8. Muy cinematográfico, muy visual. Quizá, sólo quizá, esa última frase deje ver demasiado del momento de la autora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy como Hitchcock, me gusta salir en la historia ;). Gracias Miguelángel y besos desde el aire

      Eliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email