COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

domingo, 20 de julio de 2014

EN CLAVE


Dolía.Ver como ejecutaba sobre el piano dolía. El alma se enredaba en aquellas notas melancólicas y era imposible contener las lágrimas. Reafirmaba mi creencia al escucharla de que algo oscuro pesaba sobre ella. Mirarla también era doloroso. Tan hermosa y tan triste. Fantaseaba con posar mis manos sobre ella y extraer de su cuerpo discordantes agudos y graves que alegrasen mis oídos y su cuerpo. Soltar las amarras que le ataban a la tristeza, vaciar de recuerdos amargos y llenar de aire nuevo su mente, eso era lo que su música me provocaba y ella. Lamentarse no servía de nada. Sí, debía actuar. Pasé mis manos por su espalda, volví su cara hacia mí y deposité un largo y profundo beso en sus labios. Sutilmente, se deshizo de mi abrazo y siguió tocando.

Rosa M

6 comentarios:

  1. Atada a un piano, a un pasado y al beso recién dado. O no.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Un beso en un escenario así, melancólico y triste,,, esperemos si su efecto habrá sido efectivo.

    Hermoso y sensual.

    Un beso Rosa :)

    ResponderEliminar
  3. Un ambiente muy logrado para clavar ese rechazo final. Me encantó.

    ResponderEliminar
  4. Duele ver como la describes; pero verla en la foto, duele más.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Lamentarse no servía de nada.
    -----------
    Por vezes, os lamentos apenas agudizam a situação!
    ----------
    Que a felicidade ande por aí.
    Manuel

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email