COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

viernes, 15 de agosto de 2014

TIRACHINAS


Usábamos los brazos deshojados de los árboles para lanzarnos de un pueblo a otro. Lo malo eran los aterrizajes. Si no se apuntaba bien, uno podía quedar enganchado en una nube y no caer hasta la siguiente tormenta. A veces éramos tantos, que llovíamos del cielo como las ranas tras un tornado.

Rosa M.

4 comentarios:

  1. Es que en tu pueblo sois muy brutos, perdona que te lo diga. Brutos y originales, en el mío ni siquiera llueve.

    Un abrazo gordo

    ResponderEliminar
  2. Siempre mejor engancharse en una nube que estamparse contra la torre del campanario.

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email