COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

viernes, 10 de octubre de 2014

DEFORMIDADES INTERIORES


Recubre con telas cualquier superficie en la que pueda ver reflejado su rostro. Ni siquiera su torcida mirada picasiana soportaría ver sus ojos preñados de miedos. Asustado de si mismo y su fealdad, el hombre elefante se pone la máscara de saco. Tan sólo dos pequeñas ranuras le permiten saber donde ha de poner sus pies para no tropezar. Aunque a veces, desearía coserlas, cerrarlas como cierra sus ojos al mundo. Habita en un salón de espejos deformados. Espejos de feria. Cansado de mirarse decide abandonarlo. Ahora sus ojos le observan desde el suelo, pero él ya no los ve.

Rosa M.

5 comentarios:

  1. Joe, da miedo. Abandonar la deformidad interior o hacerse a ella.
    Besazos

    ResponderEliminar
  2. Un espejo solo nos devuelve cosas sin importancia que está afuera. lo malo está dentro. Tétrico...
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  3. Enfrentarse a sus propios demonios no deja de ser un triunfo, una batalla ganada y una carta a favor para combatir al enemigo. Afrontar el reto de su propio yo reflejado en un espejo ha debido ser el principio de su nuevo camino.

    Escalofriante Rosa, me encantas estos escritos tuyos !!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Mmmmm que relato preñado de miedos e inseguridades! hay batallas que solo libramos con nosotros mismos porque somos los únicos que padecemos esos demonios.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email