COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

miércoles, 3 de diciembre de 2014

ENGRUDO


Te pegaste a mis labios como un niño a su chupete. Yo los mantenía cerrados para conservar tu sabor un día trás otro. Hasta que me resultaste insípido y sin sustancia. Entonces los abrí. Primero un poco, luego más. Al final mi boca permanecía abierta como un buzón de correos pero no conseguí que te despegaras de mí. Te empujaba con la lengua hacia el abismo, esperando que levantases el vuelo, pero no, tú seguias buscando mis labios y revolviendo mis palabras para acomodarlas a tu gusto y así seguir pegado a mí.
Rosa M.

6 comentarios:

  1. Una muy original forma de describir el enamoramiento. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Rosa, hay que insisitir, para enamorar se debe insistir, es una virtud.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. No sé que pensar, me da dos interpretaciones contrapuestas. Seguiré sin pensar que se me da mejor jaja.

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email