COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

miércoles, 4 de enero de 2012

PUESTA EN ESCENA



El señor Pedrales, director de la residencia geriátrica recibe con su mejor sonrisa a la familia de Don Fulgencio. Les describe al detalle las ventajas y comodidades de las que su queridísimo padre y suegro disfrutará…Piscina climatizada, amplias zonas ajardinadas, servicio de lavandería, gimnasio, comida a la carta dentro de las necesidades del apreciadísimo residente, a su disposición día y noche  multitud de personal altamente cualificado, médico 24h, enfermeras y demás personal preparado con una sonrisa, que harán las delicias de Don Fulgencio, teniendo siempre a punto enemas, micralaxes, insulinas, heparinas, gasas, vendas, parches de protección y demás dispositivos para su comodidad…

La familia se queda encantada con la disertación del señor director y se van tan contentos a su casa, dejando a Don Fulgencio en tan competentes manos…Cuando se cierra la puerta, el director saca el látigo y ordena recoger el decorado de cartón piedra.

Rosa M.

48 comentarios:

  1. Se te ha olvidado decir que había que pagar 3000 € al mes y que el piso y demás vienes del interfecto lo administraba la residencia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Que relato tan cruel y realista al tiempo...
    Cuantos geriatricos, centros de mayores y demás instituciones hay que por fuera son solo apariencia y luego dentro es otro mundo totalmente distinto...
    Que triste realidad para nuestros mayores...
    Cuanta mala gente hay en esta tierra...

    Afortunadamente aun quedará alguno decente donde cuiden a las personas mayores que más lo necesitan... creo yo..no?

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  3. Las mazmorras tienen rotulados sus nombres y las enfermeras van vestidas de monjas con escapularios para que cuando recen por sus vidas el Señor esté de descanso.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  4. Rotunda crítica social. Muy bueno.

    (tanto enema e insulina nos llevo a una Heparina...) ;-)

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  5. Rosa, excelente bofetada a la realidad disfrazada que nos muestras. Me ha gustado la sorpresa final, aunque espero que sea más ficción que realidad.
    Me gustó.
    Besoss.

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay, Rosa, qué duro ese corazón de cartón piedra!

    Abrazos algo arrugados.

    ResponderEliminar
  7. Rosa la realidad a veces supera a la imaginación, sólo a veces, y al igual que a nuestros mayores también en algunos sitios se maltrata a los niños, en otros por necesidad tienen que trabajar desde niños, son la otra cara de este mundo del consumismo tan imperfecto que nos hemos construido.

    Me ha gustado mucho tu crudo relato.

    Un beso desde mi nube

    ResponderEliminar
  8. Uf! Rosa me has puesto de mala leche...

    Tedoy un abrazo...pero chico...

    ResponderEliminar
  9. Don Fulgencio (parece murciano, por el nombre aquí es el patrón de la ciudad San Fulgencio)
    En fin Rosica no lo has podido reltar y describir mejor, es bueno muy bueno desde el principio hasta el final. Y que final, es de antología, sobre todo por la crudeza y contundencia con que lo dices "el látigo" menuda arma de destrucción pasiva....porque compasión poca...
    Besicos guapa

    ResponderEliminar
  10. Parece que estuvieses haciendo una caricatura de algo menos tremendo, pero más lacerante. No hay látigo más cruel que un día a día de ojos vacíos perdonando la vida a un viejo triste y solo. Bss

    ResponderEliminar
  11. Terrible micro y terrible verdad la que cuenta. Pobre de quien no tiene mas remedio que recurrir a una de esas instituciones. Las hay buenas, pero, por lo menos en mi país, son la excepción.

    Me ha dejado triste esta historia.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  12. NO me gustan ni creo que nunca me gusten estos lugares, me producen un dolor ver esas imágenes de ancianos sentados, algunos atados y totalmente idos la mayoría de las veces, no sé supongo que en algunos estaran bien tratados, pero no no me gustan y tu relato no es ficción.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Tremendo relato, en muchos lugares son castigados, no con latigo, pero si son agresiones verbales, alimentacion inadecuada, ropa sucia. Muy triste

    ResponderEliminar
  14. Como la vida misma Rosa. Esperanza Aguirre, la presidenta de la comunidad de Madrid, hizo exactamente lo mismo en la inauguración de un hospital. ¿que te parece?. Un beso

    ResponderEliminar
  15. Ni tanto ni tan calvo. Que de todo hay, lo sé bien. Lo que pasa es que una gota de aceite mancha todo un barril de agua. Y no quiero entrar en más debates. Primero porque no es sitio y segundo porque me enciendo.

    ResponderEliminar
  16. A simple vista parace algo excesivo y esagerado pero toodos sabemos que si no todas (menos mal) hay muchas... demasiadas que son tal y como describes en este relato con el que despertamos a la realidad de golpe en un dia de sueños como el de hoy...
    Un beso grande :)

    ResponderEliminar
  17. UF!!!
    Me has dejado sin palabras.
    Supongo que no todos los geriátricos serán iguales, pero los que son así dan ganas de quitar nosotros el látigo y fustigarlos cómo ellos hacen con los residentes.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. No es la primera vez que pasa y no pasa solo en residencias. Son hermosísimos los escaparates. Abrazos

    ResponderEliminar
  19. Emilio eso es verdad...Pero si es buena residencia no es caro...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  20. Gala hay muy buenos sitios y otros no...Como todo en esta vida.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  21. Cruel, como la vida misma cuando nos dejamos guiar por la simples apariencias que tienden a ser eso, de cartón piedra.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Adivín, jajaja pero mira que eres malo!!!

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  23. La Sonrisa de Hiperión. Gracias y besos desde el aire

    ResponderEliminar
  24. David Moreno. Gracias, con el cabreo me comí la H...Solucionado el error.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  25. Nicolas no te asustes, es ficción, aunque siempre hay algún cafre por el mundo...Gracias y mil besos desde el aire

    ResponderEliminar
  26. Lola si, a veces esos corazones son más duros que la piedra de verdad. No te me arrugues guerrillera!!!

    Besos bien planchados desde el aire

    ResponderEliminar
  27. Saudades, la puñet... vida, no es justa y se ceba con los más débiles...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  28. Juanlu, lo siento...Escribí cabreada y esto es lo que salió...No quería que pasaseis un mal rato. Me perdonas?

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  29. Cabopá gracias por leerme con tan buenos ojos. Eres un encanto.

    Besazos castellanos desde el aire.

    Se llama Fulgencio por que escribí otros textos sobre un anciano y es el nombre que le dí...

    ResponderEliminar
  30. Elchiado no hay nada más triste que ver esas miradas perdidas...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  31. Patricia, hay geriátricos muy buenos y otros que deberían estar cerrados...Siento que te pongas triste.Te envío una sonrisa y mil besos desde el aire

    ResponderEliminar
  32. Elysa, es ficción...Aunque hay algo de realidad, siempre hay sitios cutres.
    No son tan fríos como puede parecer, el personal en la mayoría de los casos es muy bueno. Pero como en casa y con los tuyos no se está en ningún sitio...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  33. Lapislazuli, si, y en otros se les cuida con esmero...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  34. Karras que de esa señora me espero cualquier cosa...
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  35. Cybr. Es ficción, con una pizca de realidad...Pero como creo tu bien sabes, no deja de ser un negocio...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  36. Doña M. lo has dicho muy bien...La realidad siempre se empeña en colarse en nuestros sueños.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  37. Mariola con más vigilancia se solucionarían muchos problemas...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  38. JosÉ Luís. No, no solo pasa en residencias, pasa en casi todos los ámbitos de la vida, nos lo pintan tan bonito...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  39. Mientrasleo has dado en el clavo...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  40. Hay realidades que muchas veces no queremos ver...Esta es una.

    Saludo enorme, Rosa. Que la magia llegue siempre. Feliz día de Reyes.

    ResponderEliminar
  41. Se me parte el alma cuando oigo hablar de maltrato a los ancianos.
    No debemos olvidar que nosotros ocuparemos su lugar dentro de unos años (si es que llegamos)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. La realidad azota duramente.
    Besos, Rosa. Feliz día de Reyes.

    ResponderEliminar
  43. Luna gracias. Hay realidades que no queremos reconocer...

    Feliz día de Reyas y besos desde el aire

    ResponderEliminar
  44. MJ. Así es, Todos llegaremos y no nos gustaría nada que nos tratasen así...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  45. Nerea gracias guapa!!!

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  46. Aunque las bondades de la residencia fueran reales, no hay decorado que consuele la soledad de los ancianos que en ellas esperan el final. Un alivio para las familias, muchas veces ineludible, pero una tortura para los mayores; mucho peor cuando lo que relatas es real.
    Besos

    ResponderEliminar
  47. Ana gracias!!! Se te extrañaba...Besos desde el aire

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email