COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

domingo, 10 de junio de 2012

DIVAGANDO...

La clase de matemáticas me producía somnolencia y me fui de paseo por la ventana a los Cerros de Úbeda, que me caían cerca. El sol en su cenit le hacía guiños a la luna sujeta por el hilo de Ariadna a las manos de un gigante que usaba a modo de boina el nido de las cigüeñas, esas que ya no emigran por qué aquí tienen su panza llena.
Sancho Panza que pasaba por allí, me conto que abandonó al Quijote en manos de un psicoanalista argentino que hacía poco llegara de la Pampa. Un gaucho pasó veloz en su caballo haciendo reír y llorar una vieja guitarra con un tango arrabalero, de esos de bailar bien arrimados mientras saltan estrellas de las suelas de los zapatos. Las estrellas no están donde las vemos, murieron, solo gozamos del bello fantasma de lo que fueron. Un anacoreta colgado bocabajo me hizo un guiño y señaló con el dedo, al volverme, me di un susto tremendo. A dos centímetros de mi cara, los bigotes del maestro se erizaban.

Rosa M.


25 comentarios:

  1. Divagar y divagando, qué triste es pensar que las estrellas que vemos, ya no lo son.
    Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
  2. Sigue divagando, para deleite de tus lectores
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Jodías matemáticas !Leches! con lo bien que se está pintando la mona. Confieso que en clase de matemáticas me ponía a dibujar los paisajes que veía por la ventana y encima aprobaba con buenas notas.

    Cosas que pasan,

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho, mucho... curioso lo reall que puede llegar a ser este micro!!!
    un beso.

    ResponderEliminar
  5. Rosa, el problema de viajar hasta los cerros de Úbeda es que luego el jet lag es abrumador.

    Buena ida de olla

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Jajaj. No me extraña nada. Yo me pasaba las clases en Babia también y así me iba. Tenia las manos amoratadas de los reglazos del maestro. Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Es que los maestros a veces somos aburridísimos, pero, a cambio, proporcionamos experiencias fantásticas totalmente gratis. Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Espero que ese maestro entienda que divagar no es otra cosa que vagar por la imaginación. Y que la imaginación es lo que hace seguir caminando. Y que esos cerros son el paraíso, y que pasar una mañana con compañeros como los que cuentas...vale la pena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Rosa, un micro muy mío. Me refiero a que me he reconocido enseguida, en clase de historia... es que no podía cambiar nada, era historia, todo había pasado... No había margen para la fantasía, y entonces me quedaba enredada con el primer levantamiento, imaginando escenas, gestos,... Totalmente creíble tu relato. Me ha transportado al colegio, y me ha gustado.

    Un beso desde hoy.

    ResponderEliminar
  10. Rosa, divagar te siente muy bien, pues es un disfrute seguir tus andanzas con ese surrealismos y humor que impregnas. Todos en el colegio solíamos escabullirnos con tales viajes o similares.

    Besoss

    ResponderEliminar
  11. Yo, confieso que cuando divagaba en el colegio no me salía nada ni tan divertido ni tan lleno de personajes como lo que te sale a tí. No sé, no lo he sabido hasta hoy: mis divagaciones (comparadas con las tuyas) eran leves, porque las tuyas están llenas (desde el mejor punto de vista).
    Un beso de días raros raros

    ResponderEliminar
  12. Qué preciosidad, soñar despierto es maravilloso. Pero el despertar con esos bigotes es pesadilla.
    Me ha encantado Rosa, de lo mejor que te he leído. Un canto a la imaginación. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Preciosas divagaciones infantiles, Rosa.
    Lo malo es que de adulto en alguno de esos "tostones" que me tocan ... también me pasa a veces, y ¡¡claro!!, me digo, si esto lo hago ahora, es porque de pequeña no lo hici lo suficiente ...ji,ji.

    Me encanta cómo has armonizado el texto en un sólo hilo conductor hasta llegar a los bigotes. Perfecto!!.

    Un abrazo, Rosa.

    ResponderEliminar
  14. Qué bueno, Rosa. Me gusta cómo vas pasando de una cosa a la otra, cómo un tema, una imagen te trae a la siguiente. Muy imaginativo. Lo dicho, me ha gustado mucho.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. "mientras saltan estrellas de las suelas de los zapatos". Esta frase me parece genial, es tan visual como creíble, al menos para mi.

    Tus divagaciones, no lo son tanto, si se piensa un poco...Has unido personajes e ideas muy bien concatenadas.Me ha encantado.

    A ver si pasa por mi ventana y te tomas el APERITIVO, lo dejé el sábado antes de irme a la playa para mis amigos, entre los que te encuentras, siempre desde el aire de las "palabras escritas".
    Besicos, Rosa.

    ResponderEliminar
  16. Parece evidente que las matemáticas sirven para contar. Tú cuentas, y ellas erizan bigotes.

    Gracias por el relato. Besos

    ResponderEliminar
  17. Que bueno Rosa...

    Es que las clases de matemáticas deben tener como una puerta tridimensional que te lleva a todos esos lugares fantásticos, yo suelo encontrarlo fácilmente ...

    Un besote grandeeeeee :D

    ResponderEliminar
  18. Bienvenidas sean tus musas cuando traen de su mano una regalo así, Cabopá.

    Metaliteratura e intertextualidad a raudales, con las que no importa la trama sino sólo las sensaciones.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  19. Te perdono que no atendieras a las mates... por tan bella imagen que has dejado con tus letras.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Muy bueno, Rosa, me ha hecho recordar. Yo también me paseaba por esos cerros durante las clases de mates.
    Besos,

    ResponderEliminar
  21. Muy cierto amiga, muchas veces divagamos cuando todo se torna aburrido, bonita forma de expresarlo, saludos estelares desde mi querida Guatemala

    ResponderEliminar
  22. Fantástico, Rosa. Esas divagaciones que se van conectando unas con otras... muy bien llevado el tema. Un micro que despierta recuerdos, sensaciones, experiencias...
    Me ha gustado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Jajaja, eso no es divagación es absoluta y total abstración, Rosa. Que manera de hilar historias.

    Besitos

    ResponderEliminar
  24. Qué bueno este paseo surreal. A mí me pasaba algo así en clases de Matemáticas, se suponía que yo estaba allí, atendiendo y haciendo ejercicios, pero no. Siempre estaba en otra parte...

    2 besos :)

    ResponderEliminar
  25. Muchas fantasías suelen acabar chocando con la realidad.

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email