COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

viernes, 22 de febrero de 2013

JUSTICIA DIVINA

Ilustración de Laura Garrido para Triple C


Salió a la ciudad extraña.  Indiferente, frío como el cruel asesino que era. Todavía sentía el último aliento de su víctima en las manos, su último latido.
Al pasar por la puerta de la vieja iglesia, un bofetón en su conciencia le hizo pasar al interior. Se dirigió al destartalado confesionario. Apenas cuatro tablas que se mantenían en pie unidas por el polvo y los años. Descorrió la cortinilla de un rojo desvaído y  tomó asiento.

-Perdóneme padre porqué he pecado.

Las palabras le sorprendieron al salir de su boca, no sabía por qué las había pronunciado ni siquiera tenía constancia de conocerlas.
Fue como el pistoletazo de salida. Un torrente de vocablos atropellados desocupó sus pocos escrúpulos.
Se vació como  vaciaba un vaso de brandy, de un trago. Esperó contestación pero nada llegó a sus oídos.
Se levantó dispuesto a marcharse, total, él se había desahogado y no necesitaba que nadie le dijese que estaba perdonado.
Al salir del confesionario se dio cuenta del estado de lo que antes era una iglesia,  parecía abandonada desde hacía mucho tiempo. Las puertas estaban cerradas, clavadas con travesaños.
No lo comprendía, acababa de entrar, no hacía ni cinco minutos estaban abiertas de par en par. Buscó otra salida, pero no la encontró.  Desesperado arremetió contra la puerta y gritó. Gritó hasta quedarse sin voz, golpeó hasta que las manos le sangraron.
Nadie escuchó sus ruegos, ni sus súplicas al igual que nadie  había escuchado su confesión ni los ruegos de sus víctimas.

Rosa M.

Participación para Triple C. Concurso a partir de una imagen mes de enero

24 comentarios:

  1. Es buenísimo, Rosa. No lo había leído allí. Es muy visual, tanto que ya me he imaginado toda la escena de la película.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sara y enhorabuena por ser finalista.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  2. Hola Rosa. Un tema de hondo calado, el perdón. Aparentemente el protagonista se ha arrepentido.

    Gracias por el relato. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo creo Arte, sólo fue un pequeño impulso...Gracias por pasar y besos desde el aire

      Eliminar
  3. Uf... Una auténtica pesadilla. Me gusta mucho el giro argumental, no se ve venir en absoluto. Y ese final, que me ha recordado a los cuentos de Poe.

    Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias M. Me gusta que te guste.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  4. Gauuuu se habra arrepentido?
    Exitos
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no Lapislazuli.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  5. Ahora tendrá tiempo para reflexionar y puede que arrepentirse de sus actos pero la justicia se llevo a cabo...

    Un beso Rose :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la pena es que sólo ocurre en las historias Doña M.

      Besicos desde el aire

      Eliminar
  6. Muy bien conseguida esa atmósfera opresiva de culpa, de castigo casi divino. Me gusta cómo consigues dirigir al lector, con despreocupación y tranquilidad, hasta la "trampa" que le tienes preparada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Espectacular. La ambientación es perfecta, las imágenes también. Y el trasfondo dura más que uno de esos tragos del protagonista, encerrado por su culpa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias CDG por tus palabras...

      Besos desde el aire

      Eliminar
  8. He visto la desesperación en sus ojos y en sus nudillos, Rosa. Cuánta justicia de esta haría falta, cuánta.

    Otro,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si verdad Miguelángel, que pena que no se haga realidad y se queden encerrados en las cámaras acorazadas de los bancos comiéndose nuestro dinero...

      Besos desde el aire

      Eliminar
  9. Uf, que relato te has sacado de la manga.
    Impresionante.
    La verdad es que cuesta creer en la justicia, pero a veces también hay, sucede, aparece. Aunque esta venga de el propio culpable que se ahoga en sus delirios.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá se ahogasen en ellos Gala...

      Besos desde el aire

      Eliminar
  10. has ambientado muy bien el relato, Rosa. Mucha justicia de esta sería necesaria.


    Muchos besos

    ResponderEliminar
  11. Hola Rosa, ¡por fin puedo entrar a tu blog!, desde que me dijiste que la habías publicado llevo un par de días haciendo intentos, pero la conexión que tengo no me dejaba regenerar más allá de la ilustración que ya conocía.

    Me ha parecido ¡genial desde todos los puntos de vista: argumental, escénico, personaje, giro, ...justicia!. Tremenda confesión la del protagonista y buenísimo el giro final.

    Jó, pues que me voy a hacer un librito con las mejores historias que resultaron de la ilustración y la tuya va a estar en cabeza, porque me ha encantado.

    Enhorabuena Rosa y me hubiese alegrado mucho que estuvieras en las votaciones finales de Triple C, aunque no se por qué, me ha sorprendido la brevedad de los textos seleccionados. ¿Se debe a algún motivo especial?... no sé, pero es que yo soy más de "historias como las tuyas".

    Un beso agradecido y gracias por poner mi nombre al pie de foto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Laura por la inspiración que me diste con tu ilustración. Me hace mucha ilusión que te haya gustado y que lo incluyas en tu librito. Gracias y besos desde el aire

      Eliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email