COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

lunes, 24 de marzo de 2014

MAREAS


Al retirarse las aguas, la sirena quedó varada. El lugar era inhóspito y frío. Un cerro pelado, ceniciento, único faro de una meseta cuarteda. De nada sirvió su canto, sin piernas, estaba condenada. Los vientos secaron sus ojos, ajaron su piel de agua. Buitres y cuervos hicieron el resto.

Rosa M.

6 comentarios:

  1. Ya no había marineros a quienes encantar...Pobre sirena.

    Muy bello, Rosa.

    ResponderEliminar
  2. 100.000 años después un pescador de fósiles, piqueta en mano, duda si creer en la magia de los besos de cuento.

    Yo no dudo, besos a tu aire.

    ResponderEliminar
  3. Excelentes descripciones, Rosa, que eleven aún más el drama. Genial.
    Saludos...

    ResponderEliminar
  4. De ahí la frase ¡piernas para qué os quiero! si las hubiese tenido podrían haberla salvado del triste final.
    Un micro cargado de descripciones y adjetivos que no es fácil elaborar sin caer en la pedantería.Tú lo has conseguido.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email