COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

lunes, 7 de julio de 2014

CAÍN Y ABEL


Mira la madre atónita el cuerpo roto del hijo. A palos se lo han matado, a palos. Se lleva las manos a la boca para detener el grito mudo y desgarrado. Vuelve la cabeza al hombre que sujeta la quijada. Lo mira, no con odio, sino con amor herido, con amor de madre. Se agarra el vientre del que salieron ambos y ahora sí, un grito rompe el aire detenido. Un grito que es una pregunta que no obtendrá respuesta.

Rosa M.

7 comentarios:

  1. La respuesta está en la soledad de la culpa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Que duro...

    Un trance difícil de aceptar y de asimilar...

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Jopes y mira que ya lo decía el título.
    En cualquier caso, jopes!

    ResponderEliminar
  4. Creo que no se puede escribir mejor. Narrar mejor. Besos admirados.

    ResponderEliminar
  5. Increible manera de contar una historia ya conocida pero tu arte para hacerlo es como si la hubiese leido por primera vez.
    Felicidades. Besos de gofio.

    ResponderEliminar
  6. Un texto que es un quejío. Falta una guitarra al lado y el dolor del lector, enfrente.
    Muy bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Buen cambio de punto de vista. Implica mucho más que la mirada del original.

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email