COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

viernes, 5 de junio de 2015

CUENTOS


La niña rezaba sus oraciones tapada con las mantas hasta la cabeza. Hacía muchas noches que su amigo imaginario venía a visitarla cuando estaba en la cama. Cada vez era más grande. Tenía las manos más grandes, los ojos más grandes y la boca con los dientes más grandes. La niña se acordaba del cuento de Caperucita Roja, pero ella no era Caperucita, ni aquello era un cuento con final feliz. Por mucho que rezase y se dijese que ya era mayor para creer en cuentos, cada noche el ser se empeñaba en volver y cada noche el maldito se parecía más a su tio Andrés.

6 comentarios:

  1. Un cuento de los más terroríficos que se pueden contar :(

    Feliz Sábado Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay peor terror que el que pasa en tu propia casa, Doña M.

      Besos desde el aire

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias por pasar y por tu comentario, José Luis.

      Besos desde el aire.

      Eliminar
  3. Bien narrado, hermoso. Aunque se ve venir muy pronto, no es tu mejor texto. Lo siento, no soy quién para meterme a crítico, máxime cuando mi nivel está muy lejos en muchos sentidos del tuyo. Pero creo que este texto es un poco rápido, y que se merece una vuelta, que tú le puedes sacar más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco y valoro mucho tu crítica, Miguel ángel.

      Besos desde el aire

      Eliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email