COMPAÑER@S DE TRAVESÍA

viernes, 10 de enero de 2014

IN CRESCENDO


Intente dejar de ser yo para convertirme en ella. Empecé por los pequeños detalles como el corte de pelo, el color, la ropa. Aprendí a caminar sobre esos tacones de vértigo y a lucir piernas. Con los ojos no hubo problema, el maquillaje acentuó el parecido. Tú aconsejabas pequeños cambios y hasta creí que te gustaba. Hubo un día que me llamaste por su nombre y yo, sonreí. Luego, volvieron los no me esperes levantada, el olor a perfumes desconocidos, las manchas de carmín. Ella vino un día a verme, a preguntar por ti, a reprocharme. Fue como mirarme en el agua de un estanque cristalino. Me asusté.
Ahora te veo pasar empujando un carrito de bebé y con esa otra del brazo. Esa otra, que es igualita a mí, antes de que fuera ella.

Rosa M.

Escrito para los viernes creativos de El bic naranja


5 comentarios:

  1. Cuántas Pigmalion han sido abandonadas por una parcela de rutina.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  2. Pero la vida es larga y la que pasea junto a él hoy puede que llegue el día que descubra nuevas manchas de carmín y sea ella quien escuche los no me esperes levantada.
    "La cabra tira al monte"

    :)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Me hace pensar mucho tu relato, nadie debería convertirse en un espejo. Acaba uno sin saber quién es si ella misma o si esa otra...
    Y total, para perderlo todo. Un relato espejismo. Besos

    ResponderEliminar
  4. Muy bien hilado. Uno siempre desea lo que no tiene.

    ResponderEliminar

Con tus palabras el aire se mueve y se llena de vida

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO

SENSACIÓN EN LA TABERNA DEL CALLAO
Gracias Javier Merchante

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS

HEROES EN EL PLANETA DE LOS LIBROS
Gracias Lola Sanabria

Follow by Email